Internacional
América Latina 2016-2017
Internacional
 – EL ESTÍMULO

I.En lo económico

La región latinoamericana no tuvo un buen comportamiento económico durante 2016. Específicamente, América del Sur, reportó una tasa de crecimiento negativa de -2,4%. Tras dos años seguidos de contracción económica, que siguieron a casi una década de crecimiento sostenido, para 2017, algunos organismos como la CEPAL, proyectan una modesta recuperación en el crecimiento de 1,3%, pero lo más grave, sin motores claros que impulsen ese crecimiento.

Un eventual motor, podría ser un incremento de los precios de las materias primas que exporta América del Sur, o un incremento de la demanda de servicios turísticos para algunos países Centroamericanos y del Caribe, pero ello sin duda depende de factores externos. Sin embargo, la productividad en la región tiene casi 20 años cayendo, excepto en Chile.

Fundamentalmente, la debilidad de las instituciones latinoamericanas es uno de los pilares donde hay que enfocar mas las políticas públicas para revertir esta tendencia y verdaderamente encender los motores.

Un motor real de crecimiento para muchos países de la región resultaría de la estructuración de políticas de atracción de inversiones orientadas a incrementar la productividad de algunos sectores, alineadas con medidas de política fiscal adecuadas. Por ejemplo, la región atrae menos inversiones extranjeras, año a año. En 2013, atrajo $ 176 billones, en 2015, $ 167 billones (Cifras UNCTAD).

Sin embargo, estos no son los casos para Brasil, México, Chile, Colombia y Perú. Por razones de espacio se hace complicado analizar país por país, cuales están más cerca de estructurar dicha política de crecimiento económico, lo que, si es fácil determinar cuáles no, y allí en primer lugar está Venezuela.
La demanda de productos resultante del comercio externo e intrarregional podría también incidir en mejoras para algunos países de la región, pero allí, la red de acuerdos comerciales, facilidades para la inversión, producción y el comercio que tengan cada uno de los países, son los que determinarán quienes sí, y quienes no aprovecharán las ventajas. Creo que Venezuela estará allí rezagada de nuevo. Se olvida con mucha facilidad en quienes dirigen el país que, para exportar, hay que producir, para producir invertir, y para invertir debe existir un clima apropiado donde se respeten los derechos de propiedad.

En cuanto a la inflación en América del Sur, cerró en septiembre en 10,9% y en Centroamérica y México en 3,6%. El problema de medir todos estos indicadores regionales en bloque, es que casos como el de Venezuela, distorsionan enormemente los resultados para toda la región.

II. En lo político

Durante el año 2016, el péndulo político latinoamericano, salvo en el caso de Nicaragua, donde resultó electo para un tercer periodo, Daniel Ortega, siguió oscilando hacia la centro derecha, después de estar varios años en la izquierda. Sin duda alguna, esos movimientos pendulares tienen efectos negativos en la consolidación de estrategias regionales para enfrentar los retos globales. Ejemplo de ellos son los casos de la Comunidad Andina, en su momento, con la salida de Venezuela, o más recientemente el Mercosur.

Las visiones divergentes sobre temas políticos y económicos fundamentales hacen mella en los acuerdos. Se impone en muchos casos lo ideológico, sobre lo pragmático.

El panorama electoral en la región que afectó el péndulo, estuvo signado por los siguientes eventos:

En febrero de 2016, el referéndum constitucional boliviano, para el rechazo o aprobación del proyecto constitucional para permitirle al presidente o vicepresidente boliviano a postularse nuevamente a una elección, dijo “No” con más del 51% de los votos.

El 15 de mayo obtiene la presidencia de República Dominicana con el 66,10% de los votos Danilo Medina del Partido de la Liberación Dominicana.

El 5 de junio 2016, gana la presidencia del Perú en segunda vuelta, Pedro Pablo Kuczynski del partido Peruanos Por el Kambio con el 50,12% de los votos.
El 31 de agosto de 2016 asumió la presidencia debido a la destitución de la ex-presidenta Dilma Rousseff, Michel Temer del Partido del Movimiento Democrático Brasileño.

Para el año 2017, se realizará en enero la segunda vuelta en las elecciones de Haití. El 19 de febrero, se realizarán las elecciones en Ecuador. Los favoritos parecen ser Lenin Moreno, quien sustituiría a Rafael Correa en la dirección del partido, Alianza País, y Guillermo Lasso, del movimiento conservador CREO. Con independencia que Alianza País vuelva a convertirse en partido de gobierno, lo que si es casi seguro es que en Ecuador se producirán cambios políticos importantes que van a afectar la política nacional y la proyección exterior del país, principalmente en la región.

En Honduras están pautadas elecciones presidenciales en noviembre. Para el 19 de noviembre de 2017, está pautada la primera vuelta y 17 de diciembre la segunda en las elecciones presidenciales en Chile. Mas de 25 personas han anunciado directa o indirectamente su voluntad de convertirse en candidatos. Entre todos ellos destacan Sebastián Piñera, quien fuera presidente de la República durante el período 2010-2014. Piñera ha manifestado sus intenciones de volver a competir en 2017, aunque no ha señalado si volverá a militar en RN o se mantendrá como candidato independiente.

También destacan, por el Partido Radical Socialdemócrata, sin militar en él, Alejandro Guillier, senador por la Circunscripción senatorial 2 (Antofagasta), ex conductor de noticieros televisivos y radiales. El ex Secretario de la OEA, José María Insulza, y el ex presidente chileno Ricardo Lagos, también se han mostrado interesados en participar.

Una gran incógnita a despejar durante 2017 es cuál será el tipo de relacionamiento que buscará tener el presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, con América Latina y el Caribe. Muchos de los países de la región han fortalecido en los últimos años, sus lazos comerciales con EEUU a través de la firma de Acuerdos de Libre Comercio y de Promoción y Protección de Inversiones.

La Región dirige mas del 45% de sus exportaciones a los Estados Unidos. Quedará por verse que resultará de una eventual revisión de acuerdos comerciales con el mundo que inicie la nueva administración americana, sin embargo, en lo político es de esperar un incremento en las tensiones bilaterales, especialmente en el caso de Venezuela.

De acuerdo al Índice Global de Paz, preparado por Vision of Humanity, América Latina no es la región mas pacifica del mundo, tampoco la más violenta. Rusia y Eurasia, Africa Sub -Sahariana, Medio Oriente y Norte de Africa, son más violentas. En temas de competitividad hay mucho por hacer, especialmente en temas de educación, salud, infraestructura e instituciones.

Cuando se ven históricamente todos los índices, la región latinoamericana y del caribe en conjunto, ha mejorado en muchos de ellos, políticos y económicos, sin embargo, preocupa el caso de algunos países, como el nuestro, que insisten en formulas probadamente fracasadas para intentar alinearse y responder a los desafíos globales. Venezuela será una de las grandes incógnitas de la región. Objetivamente, el país no marcha bien, en ningún aspecto, y un acuerdo para enrumbarlo es el mayor desafío de los venezolanos.

De nuevo quiero citar para cerrar a Carlos Fuentes en su maravillosa obra “El Espejo Enterrado” en donde escribió: “Los Estados democráticos en la América Latina están desafiados a hacer algo que hasta ahora sólo se esperaba de las revoluciones: alcanzar el desarrollo económico junto con la democracia y la justica social. Durante los pasados quinientos años, la mediada de nuestro fracaso ha sido la incapacidad para lograr esto. La oportunidad es hacerlo a partir de hoy, es nuestra única esperanza”