Internacional
Así se debilitan los pilares del régimen de Rafael Correa
Internacional

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Desde 2007 Rafael Correa construyó un régimen aparentemente sólidogracias al respaldo de la bonanza que trajo el incremento de los precios del petróleo. Así pudo hacer frente a la vieja y a la nueva oposición mientras diseñaba una nueva institucionalidad (la Constitución de 2008) hecha a la imagen y semejanza de un liderazgo indiscutido y arrollador, el del propio Correa. Sin embargo, todo indica que los tiempos de la hegemonía correista están llegando a su final.

Y eso porque los dos pilares en los que se apoyaba el régimen correista están debilitándose: el liderazgo incuestionado de Correa va a quedar fuera de juego al no poderse presentar en 2017 a la reelección.

Además, la abrupta caída de los precios del petróleo pone en duda la viabilidad del régimen y su modelo de desarrollo.

Crisis y terremoto

Simón Pachano, académico de Flacso, apunta en el diario El Universo que “el fin de una fase caudillista (si en realidad el líder se retira y no es candidato) llevará a la instauración de un nuevo modelo político que requerirá de nuevas actitudes. Incluso, aunque triunfara el candidato correísta, las reglas, la cancha y las estrategias de juego no serán las de los diez años anteriores y tampoco las del período previo. Las consecuencias de ese nuevo escenario deben ser pensadas desde ahora. El próximo gobierno no contará con los dos factores que han hecho posible que el actual mantenga apoyo constante y goce de estabilidad. El liderazgo personal y la bonanza económica serán recuerdos de un pasado que parecerá cada vez más remoto”.

Y sobre ese panorama ahora un terremoto devastador (600 muertos y miles de heridos) somete al régimen a una dura prueba social (atender de forma diligente a las víctimas) y económica (llevar a cabo un gran esfuerzo de reconstrucción, valorado en 2/3 mil millones de dólares, justo cuando menos ingresos tiene el país a fin).

Y ello ocurre en un mal contexto para el país: el crecimiento negativo por la caída del precio del petróleo ha obligado a recortar los gastos. En 2015 el gobierno debió recortar gastos en 2.200 millones de dólares. Las estimaciones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) eran de -4,5 por ciento antes del terremoto.

Ahora Rafael Correa ha anunciado un aumento del IVA en dos puntos, del 12 al 14% y quienes ganen más de 1.000 dólares mensuales deberán contribuir con un día de sueldo por un mes; si devengan más de 2.000, por dos meses; y si su ingreso es de más de 5.000 dólares, durante cinco meses.

El final del liderazgo carismático

“Mi plan es, al menos en lo inmediato, retirarme por lo menos un tiempo, y un buen tiempo, de la vida política”, declaró Correa en entrevista a Radio France Internationale.

Sin Rafael Correa como candidato en las elecciones de 2017 todo el panorama se transforma.

El presidente de Ecuador Rafael Correa, 15 de junio de 2015, en el palacio de Carondelet en Quito (Ecuador), ante miles de personas congregadas en la Plaza de la Independencia

El presidente de Ecuador Rafael Correa

Como suele ocurrir en los regímenes caudillistas, el presidente opaca posibles líderes alternativos y los sucesores no cuentan con la misma legitimidad y capacidad de arrastre (el ejemplo de Nicolás Maduro y sus dificultades para liderar al chavismo después de Hugo Chávez son un buen ejemplo).

El correismo tendrá una difícil tarea en los próximos meses, la de encontrar a un sucesor de Correa, quien por su parte con seguridad tratará de tener o apoyar a su propio candidato.

Nombres suenan muchos para liderar una nueva etapa de la “Revolución ciudadana” empezando por la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, el expresidente Lenin Moreno o el actual vice, Jorge Glass.

Pero todos ellos tendrán problemas comunes: convertirse en líderes del correismo y conservar la suficiente autonomía con respecto a Correa y, a la vez, lograr derrotar a una oposición que, aprendiendo del caso venezolano, aspira a ir unida a la cita ante las urnas.

El panorama político está marcado por la decisión de diciembre de 2015 cuando la Asamblea aprobó una enmienda que permite presentarse a la reelección a todos los cargos por voto popular, medida que entrará en vigor en mayo de 2017, lo que impide a Correa presentarse a los comicios presidenciales del año que viene.

Si embargo, existiría aún la posibilidad de que Correa pudiera presentarse si la Corte Constitucional no aceptara la enmienda de la Asamblea.

El modelo de desarrollo correísta en entredicho

El otro pilar del correismo también está debilitándose y enflaqueciendo, el de la bonanza por la que ha atravesado Ecuador y que dio a Correa un gran margen de acción: el  gasto público pasó del 21% del PIB en el 2006 al 43% en el 2014, según el Observatorio de la Política Fiscal (OPF).

El modelo económico se apoyó en unos elevados precios del petróleo para mantener su política de subsidios, gasto públicos, inversiones en infraestructuras y en educación.

Ecuador recibió $ 77.530 millones por exportaciones petroleras entre el 2007 y el 2013, con un promedio del precio del crudo de $ 74,09, y con picos máximos de $ 117, unos tres veces más ingresos de lo que recibió el país en los 7 años previos (que suman $ 26.652 millones).

pr04saw080914photo02

Pero desde 2015 ese panorama ha cambiado: El Banco Central del Ecuador, en el primer semestre de 2015, el petróleo representó solo 10,16 % de ingresos totales en el Gobierno central ($ 1.062 millones), mientras los tributos en este periodo llegaron a $ 8.137,2 millones, representaron el 77,81 %.

Si se comparan estos datos con el primer semestre de 2014, el resultado es que en el periodo anterior el crudo representaba un 22,17 % de los ingresos y los impuestos llegaban al 68 %.

La petrolera estatal ecuatoriana, Petroecuador, recibió sólo la mitad de ingresos por exportaciones en 2015, respecto al año anterior, debido a la drástica caída de los precios del crudo en los mercados internacionales.

Un último informe de Petroecuador señala que la empresa recibió “49,8 por ciento menos de los ingresos por la exportación del petróleo con relación a 2014”, pese a lo cual emprendió importantes proyectos como la repotenciación de la más grande refinería del país, Esmeraldas.

La exportación de crudo en 2015 llegó a 132.266.232 barriles, venta que supuso ingresos para el país por 5.607.385.322 dólares, a un precio promedio de 31 dólares por barril.

Los enormes ingresos producto del boom petrolero permitieron elevar el gasto público: De un 2.6% del PIB en 2003 logró duplicar el gasto y superar la media con un 5.2% de PIB en 2011.

inversion

A partir de 2007 Ecuador invierte en la sanidad el 1.9% de gasto, frente al 1,2% anterior. El Bono de Desarrollo Humano, un subsidio destinado a las personas más pobres, está detrás de la reducción de la pobreza que retrocedió hasta niveles históricos, de un 37.6% de la población en 2006 al 28.6% en 2011.

Además, la espada de Damocles del endeudamiento ronda sobre el régimen de Correa. La deuda ha pasado del 16 % en el 2009 a $ 31.086,6 millones en febrero pasado, lo que representa el 30 % del PIB.

El espectro de una crisis económica no es descartable. Ecuador es tras Venezuela, Argentina y Brasil el país con más posibilidades de sufrir importantes problemas económicos en 2016.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un decrecimiento de la economía de Ecuador en el 2016 basado en que el país está “muy expuesto a la caída del precio del petróleo”, lo cual ha generado impactos en las finanzas públicas y balanza de pagos.

El director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, apunta que “en Ecuador, las rigideces macroeconómicas impiden un ajuste más suave a la caída de los precios del petróleo. En vista del continuado descenso de esos precios y la apreciación del tipo de cambio real, prevemos una recesión durante el año en curso. Este pronóstico también refleja las medidas de consolidación fiscal correspondientes a 2015 y 2016, las ajustadas condiciones financieras y el régimen de dolarización que excluye la posibilidad de una respuesta de política monetaria”.

Así llegará el régimen de Correa a las elecciones de 2017: sin el liderazgo carismático del presidente que gobierna el país desde 2007, con los precios del petróleo por los suelos y con la oposición unida. Un difícil panorama para el correismom que además está aplicxando un duro ajuste con subida de impuestos inclouida para atender las necesidades surgidas tras el terremo del 20 de abril.