Internacional
Ban Ki Moon pide justicia además de dinero para las víctimas de guerra sirias
Internacional

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy 8.400 millones de dólares para atender las necesidades humanitarias causadas por el conflicto en Siria, pero también justicia contra los crímenes de guerra.

 

Ban Ki-moon advirtió de que su organización no tolerará que los crímenes en Siria queden “impunes ya que su población no lo merece” y expresó su “enfado y vergüenza” ante la prolongación del conflicto, que entra en su quinto año.

 

En la inauguración de la III Conferencia de Donantes de Siria en la capital kuwaití, Ban Ki-Moon mostró “su enorme enojo y frustración con la comunidad internacional por su incapacidad para poner fin a la guerra”, y advirtió de que la seguridad en la región se tambalea.

 

La población siria “no pide simpatía, está pidiendo apoyo”, explicó el secretario general de la ONU, para quien las visitas a los campamento de refugiados son las que le producen vergüenza cuando los niños le preguntan “qué hemos hecho, porqué estamos aquí, cuándo volvemos a casa”.

 

“No tengo respuesta”, dijo un apesadumbrado secretario general, que si tuvo palabras de elogio para el anfitrión de la cumbre humanitaria, el emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah.

 

El emirato contribuirá con 500 millones de dólares, iniciativa que se ha visto secundada por los grandes donantes que han ido desgranado sus compromisos a lo largo de la sesión plenaria.

 

El aumento de las necesidades en la región es la principal causa del incremento en la petición de ayuda económica de Naciones Unidas, explicó su secretario general, que justificaba así los 8.400 millones de dólares solicitados a los donantes.

 

“Cuatro de cada cinco sirios viven en la pobreza, la miseria y las privaciones”, concluyó Ban Ki-moon para resumir la situación de la población del país, donde los refugiados palestinos son otro ejemplo de las penalidades del conflicto.

 

Por su parte, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, alertó hoy de que la situación en Siria y los países vecinos “se está haciendo insostenible y estamos en un punto sin retorno”.

 

En su discurso ante el plenario, Guterres subrayó las devastadoras consecuencias que ha tenido en los habitantes de la región la prolongación de esta guerra.

 

El Alto Comisionado de Naciones Unidas advirtió de que con un total de 3,9 millones de refugiados registrados en los países vecinos, “cada vez más empobrecidos y vulnerables y con sus condiciones de vida empeorando, la respuesta no puede ser la misma de siempre”.

 

Guterres pidió a los países europeos que mantengan abierta sus fronteras y afirmó que sólo con la vigilancia no se detendrá esta tragedia.

 

Precisamente, la Unión Europea anunció que donará 1.100 millones de euros, lo que supone el triple del compromiso que los europeos adoptaron en la anterior cumbre de donantes celebrada el pasado año.

 

“La magnitud de la crisis de Siria está poniendo a prueba las capacidades de todo el sistema de ayuda internacional. Las necesidades son abrumadoras y se requiere un extraordinario esfuerzo por parte de la comunidad de donantes para movilizar fondos significativos”, dijo Christos Stylianides, Comisario Europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, que representa a la UE en la Conferencia.

 

Por su parte, el portavoz del secretario general de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, dijo hoy a Efe que el secretario general comparte el mensaje lanzado por el emir de Kuwait, quien ha reclamado una solución política al conflicto e instado al Consejo de Seguridad de la ONU a actuar.

 

“La mejor respuesta humanitaria es una solución política”, explicó Dujarric.

 

El emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah, anunció una ayuda financiera en 2015 de 500 millones de dólares e invitó a los participantes a mostrar su generosidad.

 

A la cumbre asisten representantes de 67 países y numerosas organizaciones humanitarias y responsables de agencias de Naciones Unidas como la directora general de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan.

 

La Agencia para el Desarrollo de Naciones Unidas, representada por su coordinadora y máxima responsable en esta cumbre, Hellen Clark, plantea abordar de manera integral la solución del conflicto y la atención de los refugiados y desplazados.

 

Y para la responsable de Naciones Unidas para las emergencias humanitarias, Valerie Amos, “cada día que pasa la situación empeora en Siria”.

 

La secretaria general adjunta de Asuntos Humanitarios y Coordinadora de Socorro en Emergencias de Naciones Unidas indicó en rueda de prensa que “doce millones de personas buscan desesperadamente ayuda en el interior de Siria” y elevó a cuatro millones el número de refugiados en los países vecinos.

 

EFE