Internacional
Berlín ve “tragedia para la democracia” renuncia de alcalde por acoso neonazi
Internacional

El ministro alemán de Justicia, el socialdemócrata Heiko Mass, calificó hoy de “tragedia para la democracia” la renuncia del alcalde de Tröglitz ante el acoso de la ultraderecha por su propuesta de acoger a un grupo de refugiados en ese pueblo del este de Alemania.

“Todo aquel que intercede en favor de los refugiados que acaban de perderlo todo y buscan ayuda entre nosotros se merece nuestro total apoyo”, declaró el ministro en Berlín, al tiempo que señaló que la clase política y la sociedad civil tienen que manifestar con claridad su postura.

Maas rechazó “el acoso a los refugiados y el acoso a los alcaldes democráticamente elegidos”.

“Defenderemos nuestra democracia con todos los medios del Estado de derecho de semejantes acciones de la extrema derecha”, aseguró el ministro.

En tanto, una portavoz del distrito de Burgenland, al que pertenece la localidad de 2.700 habitantes que ha quedado sin alcalde, anunció que los primeros refugiados llegarán a Tröglitz previsiblemente en mayo.

Según explicó, a finales de marzo se celebrará una asamblea con los habitantes del pueblo para “dar la oportunidad a los vecinos de hacer preguntas”.

El parlamento comarcal aprobó anoche que Tröglitz dé refugio a un total de 40 solicitantes de asilo.

Markus Nierth, alcalde de esta localidad en el estado federado de Sajonia-Anhalt bajo las siglas de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel, partido del que no es militante, tomó la decisión de dimitir el pasado jueves después de que el partido ultraderechista NPD convocara una concentración ante su casa.

Según explicó Nierth en un comunicado, decidió dejar el cargo para no exponer a su familia al espectáculo de un centenar de neonazis lanzando proclamas frente a su domicilio mientras la policía protegía la casa.

Posteriormente indicó que su renuncia se debe también a que se sentía solo y abandonado ante el acoso al que le sometían los simpatizantes del NPD desde hacía semanas por su política de acogida de refugiados.

Holger Stahlknecht, ministro de Interior de Sajonia-Anhalt, reconoció que se trata de una “señal fatal” y propuso prohibir los escraches ante los domicilios de los políticos que ostenten un cargo público.

El primer ministro de Sajonia-Anhalt, el cristianodemócrata Reiner Haseloff, mostró su pesar por la dimisión de Nierth y aseguró que seguirá apostando por una sociedad abierta en la que se aplique el derecho de asilo y se acoja a los refugiados, al tiempo que abogó por una política de integración de los inmigrantes. EFE