Internacional
C. del Norte jura severas represalias contra nuevas sanciones de la ONU
Internacional

Corea del Norte prometió el lunes reforzar su arsenal nuclear y juró venganza contra los Estados Unidos en respuesta a las duras sanciones impuestas por el Departamento de Estado tras las recientes pruebas intercontinentales de misiles balísticos.

La advertencia se produjo dos días después de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobara por unanimidad nuevas sanciones para castigar a Corea del Norte, incluida una prohibición del carbón y otras exportaciones por valor de más de mil millones de dólares. El embajador estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, calificó la resolución elaborada por Estados Unidos “el mayor paquete de sanciones económicas contra Corea del Norte”.

El gobierno de Corea del Norte dijo en un comunicado de la agencia central de noticias de Corea del Norte que las sanciones eran una “violación contra su soberanía” causada por un “hediondo complot estadounidense para aislar y sofocar” al país.

“Haremos que los Estados Unidos paguen mil veces por todos los crímenes atroces que comete contra el estado y la gente de este país”, precisa el comunicado.

El Norte dijo que tomaría una “acción resuelta de justicia” no especificada y que nunca pondría su programa nuclear en la mesa de negociaciones ni “retrocedería un palmo” de su impulso para fortalecer su disuasión nuclear mientras persistiera la hostilidad estadounidense contra Corea del Norte.

El canciller norcoreano, Ri Yong-ho, hizo comentarios similares durante una conferencia anual de seguridad regional en Manila el lunes.

Por su parte el gobierno de Corea del Sur informó que el Norte enfrentará sanciones más fuertes si no detiene su provocación nuclear y de misiles.

Lim Eul Chul, experto en Corea del Norte en la Universidad Kyungnam de Corea del Sur, dijo que los comentarios del Gobierno del Norte demuestran lo airado que está por las sanciones de las Naciones Unidas, pero que el país no lanzará un ataque preventivo contra Estados Unidos. Dijo que el Norte aún podría llevar a cabo más pruebas de misiles o una sexta prueba de bomba atómica en los próximos meses bajo su calendario más amplio de desarrollo de armas.

Corea del Norte lanzó dos misiones ICBM el mes pasado como parte de sus esfuerzos por poseer un misil de largo alcance capaz de atacar en cualquier parte del continente americano. Ambos misiles fueron disparados con ángulos muy elevados y los analistas dicen que las armas podrían llegar a partes de Estados Unidos Como Alaska, Los Ángeles o Chicago si se dispara en una trayectoria normal, aplastada.

La pieza central de las sanciones de las Naciones Unidas es la prohibición de las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro, plomo y productos del mar, y una prohibición a todos los países importadores de esos productos, estimados en más de mil millones de dólares al año en divisas. La resolución también prohíbe a los países otorgar permisos adicionales a trabajadores de Corea del Norte, otra fuente de divisas para el Norte, y prohíbe todas las nuevas empresas conjuntas con empresas norcoreanas. Los analistas dicen que Corea del Norte, ya bajo numerosas sanciones internacionales y otras sanciones internacionales, sentirá cierto dolor por las nuevas sanciones, pero no es probable que regrese a las negociaciones de desarme en cualquier momento debido a ellas.

Lim, argumentó que el Norte probablemente pedirá apoyo a sus ciudadanos para ayudar a financiar sus programas nucleares y de misiles. Shin Beomchul, de la Academia Diplomática Nacional de Corea, dijo que las sanciones que pueden forzar un cambio desde Corea del Norte incluirían la prohibición del envío anual de 500.000 toneladas de crudo a Corea del Norte y la deportación por parte de los estados miembros de la ONU.

La posición de Estados Unidos

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, dijo el lunes que el mejor paso que podría dar Corea del Norte para señalar que está lista para el diálogo sería detener sus pruebas de misiles.

“No hemos tenido un extendido período de tiempo donde no hayan tomado alguna acción provocativa lanzando misiles balísticos. Entonces pienso que sería la primera y más fuerte señal para nosotros detener esos lanzamientos de misiles”, dijo Tillerson.

El secretario de Estado norteamericano habló en Manila, donde participa en el Foro Regional de la Asociación de Naciones del Sureste de Asia, ASEAN.

Tillerson dijo que la votación por unanimidad el sábado en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptando nuevas sanciones contra Corea del Norte por sus pruebas de misiles balísticos envía un mensaje de que toda la comunidad internacional encuentra inaceptable las acciones de Pyongyang, y que la clara expectativa es una desnuclearización de la península coreana.

“Esperamos de nuevo que esto resulte por último en que Corea del Norte llegue a la conclusión de elegir un camino diferente, y cuando las condiciones sean adecuadas nos podemos sentar y dialogar sobre el futuro de Corea del Norte para que se sientan seguros y prósperos económicamente”, dijo Tillerson.

Corea del Norte censuró las sanciones el lunes en una declaración en la prensa estatal y prometió lanzar “una venganza mil veces” contra Estados Unidos y reiteró su posición de que las sanciones no la forzarán a negociar su programa nuclear. Pyongyang dijo que tomará “acción de justicia”, sin dar detalles, y dijo que EE.UU. cometería un error si cree que su territorio continental está seguro porque un océano separa a los dos países.

La Casa Blanca dijo que el presidente Donald Trump y el presidente surcoreano, Moon Jae-in se comprometieron en una conversación telefónica el domingo a implementar totalmente las resoluciones de la ONU relacionadas a Corea del Norte y exhortó a la comunidad internacional a hacer lo mismo.

La declaración divulgada el domingo por la noche dice que Trump y Moon también elogiaron la resolución del Consejo de Seguridad y reiteraron su creencia de que Corea del Norte significa una gran amenaza para sus países y para Japón.

VOA