Internacional
Canciller DE Panamá dice que en la OEA crece respaldo a propuesta sobre Venezuela
Internacional

El canciller de Panamá, Francisco Álvarez de Soto, afirmó hoy que en la sesión del Consejo Permanente de la OEA se evidencia que crece la adhesión a la visión panameña de que el organismo puede ayudar a propiciar un diálogo entre venezolanos para superar la situación que vive ese país.

“Quizás lo que hoy se ha constatado es que cada vez hay más países que se suman a esta visión sana, transparente, constructiva, muy respetuosa, de Panamá (…) se está acogiendo con mayor anuencia y con mayor intención”, dijo Álvarez de Soto en una entrevista telefónica con Efe.

Argumentó que en una votación este viernes sobre el tema venezolano y la propuesta panameña de que la diputada opositora de ese país, María Corina Machado, interviniera en la sesión ordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), hubo “9 votos a favor de que ella hablase, tres abstenciones y el resto en contra”.

En otra votación este mismo viernes de una propuesta de Nicaragua para que la sesión ordinaria del Consejo Permanente fuera privada y no pública, “11 Estados miembros sugirieron y votaron a favor de que fuese pública, hubo una abstención y 22 votaron en contra”, añadió el jefe de la diplomacia panameña.

Valoró que los resultados de las dos votaciones evidencian que existe una “diversidad de ideas” en el organismo hemisférico respecto a la cuestión venezolana, “contrario a esa percepción que hubo en la sesión anterior del Consejo Permanente”.

En aquella sesión del 7 de marzo pasado se rechazó la propuesta panameña de que los cancilleres de la OEA analizarán el caso de Venezuela, y en su lugar se aprobó una resolución que reconoce y “respalda” el diálogo interno iniciado en Venezuela a instancias del Gobierno, con 29 votos a favor y tres en contra, los de Estados Unidos, Canadá y Panamá.

Panamá cedió a Machado su silla en la reunión ordinaria del Consejo Permanente de este viernes para que ofreciera información de primera mano sobre la situación que vive el país petrolero, donde más de 30 personas han muerto en las últimas semanas en el marco de protestas contra el presidente Nicolás Maduro.

Sobre la decisión de hacer privada la sesión, el canciller dijo que Panamá “lamenta que una vez más no se haya querido propiciar un debate público, como debe ser y como es la práctica en la OEA”.

“No entendemos cuál es la inquietud, el miedo que pueda haber de que ella (Machado) se dirigiese al Consejo”, expresó.

El Consejo Permanente también eliminó de su agenda el punto dedicado a la situación venezolana, en una votación solicitada por la misión de Venezuela que logró el respaldo de 22 estados.

Álvarez de Soto confirmó que Panamá, país que ha acreditado a la diputada Machado como su representante alterna para que intervenga ante la OEA, podría plantear el asunto venezolano en el apartado dedicado a “otros asuntos” que se reserva al final de cada sesión.

“Se ha dictado ahora un receso, esperamos que no signifique la obstaculización de la continuación de la agenda del Consejo. Panamá siempre respetuosa de la OEA, de sus procedimientos, no quisiera pensar que esta es una táctica dilatoria para evitar que Panamá en el punto ‘otros’ haga uso de su palabra como estime conveniente”, declaró Álvarez de Soto.

El canciller reiteró que Panamá sostiene que “la OEA es un foro legítimo, adecuado, para discutir la situación del hermano pueblo de Venezuela con respeto, con altura, con profunda institucionalidad”.

“Seguiremos planteando que la situación (venezolana) se discuta en el seno de la OEA, de la misma forma que siempre estaremos de acuerdo en que lo que ocurra en Venezuela en estos momentos pueda ser analizado en otros foros regionales, a los que Panamá, firme creyente del multilateralismo, también respeta”, añadió.

La propuesta de Panamá de que los cancilleres de la OEA analizaran la situación venezolana fue considerada por Caracas como una injerencia en sus asuntos internos, por lo que el Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rompió unilateralmente las relaciones diplomáticas y congeló las económicas y comerciales con el país centroamericano el pasado 5 de marzo. EFE