Internacional
China censura más de 360 cuentas redes sociales por rumores sobre explosiones
Internacional

Las autoridades chinas informaron hoy de que han suspendido o cerrado más de 360 cuentas de redes sociales por divulgar rumores sobre las explosiones ocurridas el miércoles en una terminal de contenedores de Tianjin (norte), entre demandas de los internautas del país para saber la verdad de lo ocurrido.

Así lo anunció hoy la Administración del Ciberespacio china, que especificó haberse dirigido contra cuentas de WeChat (el Whatsapp chino) y Weibo (parecido a Twitter) que diseminaron mensajes como “el gas tóxico va hacia Pekín” o “no hay supervivientes en un kilómetro a la redonda del lugar de la explosión”.

Las dos casi consecutivas deflagraciones ocurrieron la noche del miércoles en una terminal de contenedores de una zona nueva del puerto de Tianjin, y de momento han provocado 85 muertos, centenares de heridos y un número incierto de desaparecidos.

La Administración del Ciberespacio también señaló que algunas cuentas privadas se hacían pasar por familiares de las víctimas para conseguir una indemnización, mientras algunos populares blogueros colgaron “comentarios irresponsables”, como comparar lo ocurrido con las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki en Japón, apunta.

Por lo tanto, dijo, ha ordenado que 160 de esas cuentas sean cerradas de forma permanente y más de 200 suspendidas temporalmente.

Centenares de usuarios de Weibo, por su parte, se sumaban ayer a una iniciativa para conocer “la verdad de la explosión”, una de las etiquetas (“hashtags”) principales de la red el viernes, y bajo la que un usuario llamado Amomo clamaba:

“Solo queremos saber la verdad: las causas, los responsables de esta explosión y qué contempla la ley”.

Sin que se sepa de momento qué causó las explosiones, otros internautas criticaban la censura de los medios de comunicación oficiales, como que la televisión de Tianjin se dedicara a emitir en horario de máxima audiencia una telenovela surcoreana en vez de noticias sobre la tragedia. EFE