Internacional
China exigió a EE.UU. detener ejercicios militares en Corea del Sur
Internacional

Las tropas estadounidenses han comenzado a entregar un sistema de defensa antimisiles a un sitio de despliegue en Corea del Sur y esta es una acción que ha enfurecido a China. Washington instó a Beijing, el único aliado importante de Pyongyang, a hacer más para controlarlo, pero el gigante asiático reaccionó con furia a la planeada instalación del sistema terminal de defensa de área de alta altitud (THAAD por sus siglas en inglés).

Estados Unidos y su aliado Corea del Sur dicen que su despliegue, acordado el año pasado, está destinado a proteger contra las amenazas de misiles desde Corea del Norte. Pero China teme que debilitará sus propias capacidades balísticas y dice que alterará el equilibrio de seguridad regional.

Imágenes que se televisaron mostraron remolques grandes en camuflaje que llevaban lo que parecía ser un equipo relacionado con misiles que entraba en un antiguo campo de golf en el condado meridional de Seongju la mañana de este miércoles.

Por su parte Harry Harris, el almirante que dirige el Comando del Pacífico, dijo a los políticos en Washington que el THAAD “estará operativo en los próximos días y será capaz de defender mejor a Corea del Sur contra la creciente amenaza norcoreana”.

También este miércoles cientos de residentes que están preocupados por el potencial impacto ambiental protestaron airadamente, algunos chocando con la policía. Más de 10 resultaron heridos, incluyendo tres que fueron hospitalizados, dijeron activistas.

El Ministerio de Defensa de Seúl dijo que el movimiento del miércoles tenía como objetivo “asegurar la capacidad operacional del THAAD lo antes posible”, con el objetivo de instalar las baterías en su totalidad a fines de este año.

 

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, dijo a la prensa que el despliegue de la THAAD “debilita gravemente los intereses estratégicos de seguridad de el país”.

“No ayuda de ninguna manera a lograr la desnuclearización de la península y la paz y estabilidad regionales”, dijo, añadiendo que China “tomaría las medidas necesarias para salvaguardar sus propios intereses”.

Beijing ha impuesto una serie de medidas consideradas como represalias económicas contra Corea del Sur, incluida la prohibición de los grupos turísticos.

El conglomerado minorista Lotte también ha sido blanco, al cerrarse 85 de sus 99 tiendas en China, mientras que el mayor fabricante de automóviles de Corea del Sur, Hyundai Motor, dijo este miércoles que sus ventas en el gigante asiático cayeron un 44% durante el mes de abril.

Fuente: News/Elena Toledo/PanAmPost