Internacional
Clinton vs. Trump: un debate sin ganador
Internacional

Ninguno de los candidatos hizo concesiones en su segundo careo televisivo. Después del escándalo de los videos, el republicano Trump luchó por su candidatura por todos los medios.
Después de la última batalla entre Hillary Clinton y Donald Trump, muchos expertos de Washington coinciden en que no hubo un ganador claro en este segundo debate. Algunas encuestas dieron la victoria a la aspirante demócrata, pero ninguno de los dos hizo concesiones. Trump estaba bajo presión debido a los recientes videos publicados en los que se expresaba de forma despectiva y sexista sobre las mujeres. Pero durante el debate, el tema no llegó a escalar más en el plano emocional. El video podría ir perdiendo importancia en las próximas semanas, estima Lars Hänsel, de la Fundación Konrad Adenauer en Washington D.C.  Según él, un éxito parcial para Trump.

El candidato republicano ni siquiera ofreció excusas creíbles sobre sus comentarios sexistas, comenta Jack Janes, del Think Tank de expertos de Washington AICGS (Instituto Americano de Estudios Contemporáneos). “Trump no mostró remordimiento por su mal comportamiento”, continúa. Para él y para Hänsel, Trump y Clinton  se dedicaron a servir al  “núcleo duro” de sus seguidores en el debate.

Siempre lo mismo

trumpHillary no quiso arriesgar y esperó que su oponente cometiese fallos que al final no llegaron. Ella participó con maestría en la discusión. “Trump, en cambio, se paseó como un oso sobre el escenario”, explica Jack Jones. El republicano interrumpió con demasiada frecuencia a la candidata demócrata, critica. “Las mujeres votantes  le culparán de eso”, apunta Stephen Szabo, de la Academia Transatlántica  German Marschal Fund.

Szabo considera que Trump entiende poco de política exterior y no conoce los detalles. Utiliza lugares comunes, como que la guerra de Irak fue un fallo y Hillary la apoyó. Además, la candidata demócrata se vio envuelta en algunas contradicciones. Por ejemplo, al hablar sobre Siria, cuando indicó que se debería imponer un bloqueo aéreo y acto seguido declaró que el ejército estadounidense  no intervendría para aplicarlo. “No se puede tener una cosa sin la otra”, cree Szabo.

Aunque Clinton sepa más y entienda de política, Trump fue superior a la hora de formular los mensajes, apunta Lars Hänsel. Por ejemplo, en torno a la opinión generalizada de que los políticos, y por tanto  también Hillary, solo hablan pero no mueven nada. Trump vuelve  siempre a lo mismo y se repite continuamente.

“Apuntes aprendidos”

clintoStephen Szabo cree que Hillary fue mejor a la hora de dirigirse a los que plantearon preguntas. Ganó puntos mostrando empatía y llamándolos por su nombre. Pero solamente se ciñó a los apuntes que tenía aprendidos y “no parecía auténtica”, dice Hänsel.

“Si alguien quiso ganar el voto independiente esa noche, fue ella”, opina Jack Jones. Sin embargo, tanto él como Szabo creen que la dinámica de la campaña no cambiará mucho y que, al final, Hillary prevalecerá. También Lars Händel considera que lleva la delantera. “Sin embargo,  no logramos entender del todo a los electores de Trump”, explica. Por eso esta campania es diferente: hubo muchas sorpresas y podría haber cambios. Por eso es tan importante el tercer debate. Por su parte, Szabo y Jones consideran que la carrera ya ha terminado. La mayoría de los electores ha tomado su decisión y muchos estadounidenses optarán por la predecible candidatura de Clinton. Porque, según su propia cita, “más vale pájaro en mano que ciento volando”.