Internacional
Comienza Ecuador a explotar petróleo en zona amazónica
Internacional

El Gobierno de Ecuador informó que incorporará a su producción petrolera el Bloque 43 del campo Ishpingo-Tambococha-Tiputini (ITT), en la zona de Yasuní, una reserva importante de la biosfera amazónica.

El Gobierno de Ecuador informó que incorporó a su producción petrolera la extracción obtenida en el denominado Bloque 43, del campo Ishpingo-Tambococha-Tiputini (ITT) a partir de este miércoles (08.09.16). El yacimiento situado en la zona del Parque Nacional Yasuní, una reserva de la biósfera en la Amazonía del país suramericano. El vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas inauguró el bloque indicando que “aquí está la nueva riqueza para el país, hoy rompemos el récord nacional de producción de petróleo, son grandes noticias”.

En el bloque ITT se calculan reservas de crudo de 1.672 millones de barriles, que equivalen al 40 por ciento de las reservas totales del país. Su ubicación al límite de la mayor zona de biodiversidad, donde hay pueblos no contactados, alarmó a pobladores amazónicos y a organizaciones ecológicas quienes criticaron el inicio de la producción.

En cuanto a estas criticas de carácter ambiental, la empresa estatal Petroecuador declaró que “la infraestructura construida en el Bloque 43 aplica tecnología y medidas ambientales que minimizan el impacto en el ecosistema amazónico, tales como la perforación direccional y horizontal, que permite el menor uso de espacio en superficie colocando varios pozos en una misma plataforma”. Además la empresa aplicará otras medidas en la operación del campo como “puentes de dosel y pasos deprimidos en el acceso ecológico existente, las mismas que permiten la circulación de especies animales”.

El proyecto ITT tomó importancia en 2007, cuando el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, propuso dejar bajo tierra el crudo en esa zona, a cambio de una compensación de la comunidad internacional que permitiera proteger el Parque Yasuní y evitar la expulsión a la atmósfera de 407 millones de toneladas de dióxido de carbono, producto de la combustión del crudo.

El compromiso de la comunidad internacional no cubrió las expectativas y la iniciativa fracasó, por lo que el Gobierno ecuatoriano puso en marcha un plan de explotación del ITT con “mayor responsabilidad ambiental y social”.

El Gobierno justificó el proyecto petrolero por los importantes recursos que obtendría de la explotación del yacimiento, pese a las críticas de ambientalistas y grupos indígenas que temen daños ambientales y sociales en esa zona declarada reserva de la Biosfera.

En el año 2015, la explotación petrolera en Ecuador significó ingresos de cero al fisco que generó dificultades a la economía del país, las cuales se mantienen hasta ahora.

JCG (EFE, DPA)/DW