Internacional
Continúa tareas de rescate tras la explosión que causó 88 muertos en la India
Internacional

Las tareas para rescatar a posibles supervivientes continúan hoy en el edificio derrumbado tras una explosión en el estado indio de Madhya Pradesh en la que murieron al menos 88 personas y unas 100 resultaron heridas, informó hoy a Efe una fuente policial.

“Los trabajos no han terminado todavía y seguimos sobre el terreno, retirando escombros y continuando la investigación”, dijo la superintendente adjunta de la Policía del distrito de Jhabua, Seema Alva, donde ayer se produjo el suceso.

La investigación se centra en una tienda contigua al restaurante que se derrumbó y “en la que había gelatina”, afirmó la oficial de Policía en referencia a un tipo de explosivo utilizado en minería en la zona.

Varios testigos aseguraron a medios locales que hubo dos explosiones, primero en la tienda, que posee licencia de venta de explosivos, y seguidamente con mayor intensidad en el restaurante Sethia, donde se investiga si estalló un cilindro de gas.

El suceso se produjo hacia las 08.30 hora local (03.00 GMT) en la localidad de Petlawad (centro), de unos 12.000 habitantes, cuando numerosos clientes desayunaban en un popular restaurante situado frente a una parada de autobús en la que esperaban muchos pasajeros, principalmente trabajadores y estudiantes.

Los heridos fueron trasladados a hospitales de la zona, situada a unos 300 kilómetros al oeste de la capital del estado, Bhopal.

El Gobierno de Madhya Pradesh ordenó una investigación y el primer ministro indio, Narendra Modi, se mostró “extremadamente apenado por la pérdida de vidas”.

Los sucesos de este tipo no son infrecuentes en la India, aunque sin un número tan elevado de víctimas.

En 2009, una docena de personas falleció, la mitad niños, y una veintena sufrió heridas al estallar un cargamento de gelatina explosiva almacenado en una vivienda en el estado meridional de Andhra Pradesh.

Ese mismo año, cuatro personas perdieron la vida en un suceso similar en una vivienda donde se fabricaban de forma clandestina explosivos, en la región oriental de Orissa. EFE