Internacional
Corresponsales suramericanos exhortan a la calma y al diálogo
Internacional

Santiago.- La Unión Sudamericana de Corresponsales emitió un comunicado exhortando a la calma y a la procura del diálogo y la paz social en el país.

“Ante los graves y trágicos sucesos de extrema violencia urbana y política que se producen en Caracas, capital de la República Bolivariana de Venezuela, que ya costaron la vida de no menos de veintiuna personas, innumerables heridos de diversa consideración y una cantidad indeterminada de detenciones, la Unión Sudamericana de Corresponsales (UNAC) -como lo hiciera el pasado 12 y el 22 de febrero pasados- exhorta a la calma en procura del diálogo y la paz social”, dice el texto.

Asimismo, la UNAC hace propia la demanda de los colegas, compañeros y amigos de la Asociación de la Prensa Extranjera en Venezuela (APEX) y reclama de las autoridades de orden público, y de los sectores que se expresan políticamente en las calles de Venezuela, que cesen las acciones de violencia contra los trabajadores de la prensa internacional y nacional.

En ese contexto, exhorta al Gobierno del Presidente Nicolás Maduro, a la oposición y a todo el pueblo venezolano, el máximo respeto por la integridad física de los trabajadores de prensa que desarrollan la actividad profesional en el lugar de los hechos con el sólo objeto de informar lo que allí sucede.

La APEX, en comunicado de protesta que la UNAC respalda y hace propio, denuncia que “los corresponsales de la prensa extranjera hemos nutrido la lamentable estadística de casi un centenar de agresiones sufridas por los profesionales y medios de prensa que han cubierto las demostraciones callejeras de Febrero y Marzo en Venezuela, como han recogido las organizaciones gremiales y humanitarias presentes en el país”.

En ese contexto, la UNAC solidariamente unida con la APEX, “reiteramos nuestras demandas para que el Estado bolivariano de Venezuela cumpla a cabalidad con las normas y compromisos que en la Constitución Nacional, en las leyes, y en pactos y convenios internacionales, amparan la labor de los periodistas en tiempos de paz y de conflictos, porque nuevas agresiones hemos padecido desde entonces”.

“Una vez más denunciamos que los reclamos de los profesionales de la prensa y sus organizaciones han sido desoídos y en cambio se requiere un pronunciamiento explícito de los poderes públicos, exigiendo de los funcionarios de las fuerzas de orden y de los manifestantes un escrupuloso respeto para con el trabajo de los corresponsales y de los colegas de la prensa venezolana”, señala el texto.

De viva voz afirmamos que “los trabajadores de prensa, periodistas y comunicadores en general, al igual que los corresponsales y enviados de la prensa internacional que laboramos en Venezuela coincidimos en la disposición de cubrir la conflictividad del país atendiendo a las normas éticas de la profesión y a la necesidad de recoger con objetividad los acontecimientos y los distintos puntos de vista que se manifiestan, pero para ello es imprescindible el respeto a nuestra integridad y nuestro trabajo”.

Finalmente enfatizamos en un concepto que consideramos central a la hora de analizar el grave conflicto en el seno de la sociedad venezolana: “Los corresponsales no somos parte de las confrontaciones, no somos actores en la conflictividad política de Venezuela, cumplimos con el deber profesional de informar sobre ella”. (Via)