Internacional
Crecimiento económico: el mejor camino para superar la pobreza
Internacional

La situación de pobreza del hombre de la calle está dada por la carencia de bienes materiales. (Mex)
Una pareja pasea por las calles de Buenos Aires. Tras caminar varias cuadras, ven a una persona durmiendo en la calle, junto con cartones, bolsas, y algunas mantas que la gente caritativa del barrio le alcanza para que no pase frío durante la noche. Se lamentan por la triste situación y comienzan un diálogo sobre el tema de la pobreza.

¿Por qué comenzaron a hablar de este tema? Es decir, ¿cómo percibieron que la persona que dormía en la calle era pobre? La pregunta puede parecer trivial y la respuesta demasiado evidente, pero para el tema que quiero tratar hoy, es importante responderla con claridad.

La situación de pobreza del hombre de la calle está dada por la carencia de bienes materiales.

Los pobres son precisamente pobres porque no tienen un mínimo de necesidades materiales satisfechas. A su vez, una persona será más pobre que otra en la medida que posea menos bienes y servicios para satisfacer sus necesidades.

La pareja siguió camino y llegó finalmente a su casa. Allí tenían, techo, comida, calefacción y vestimenta en abundancia. Eran claramente ricos.

La diferencia entre la riqueza y la pobreza es clara en este caso. Cuantos más bienes y servicios estén a disposición de un individuo, más rico será.

En el caso de los países, la situación es similar. Cuantos más bienes y servicios haya a disposición de sus habitantes, mejor será la condición de vida y menor será el nivel de pobreza. Es por este motivo que el indicador por excelencia de la riqueza de un país sea el PBI per cápita. El PBI per cápita es, esencialmente, la división entre el total de bienes y servicios producido por una economía y el total de su población. Así, este indicador busca arrojar una medida promedio de la prosperidad de los individuos que en cada país habitan.

Con este análisis en mente bastaría para comprender la importancia del crecimiento económico para la prosperidad de la población. Si la economía crece más, más bienes y servicios se producen y, por tanto, mejor es la calidad de vida de un país. Sin embargo, este planteo no satisface a todos.

Es que suele criticarse al PBI per cápita por no medir las desigualdades o la distribución del ingreso. Suele caricaturizarse esta medida diciendo que si Juan tiene dos pollos, mientras que Pedro no tiene ninguno, el PBI per cápita de ese pequeño país será de un pollo, ocultando la realidad de que Pedro no tiene nada.

Desde este punto de vista, lo que debe hacer el Gobierno para solucionar la pobreza es cobrarles impuestos a los ricos (a Juan) para subsidiar a los pobres (a Pedro). Solo así, Juan y Pedro podrán tener una riqueza mejor distribuida y Pedro saldrá de la pobreza.

Solamente con este ejemplo simplificado y estático, podríamos aceptar las conclusiones: si el estado cobrara 50 % de impuestos a Juan para subsidiar a Pedro, el PBI per cápita reflejaría realmente la situación (un pollo por persona) y ninguno de los dos habitantes estaría en la pobreza. Sin embargo, en economías más complejas, y considerando factores dinámicos, el ejemplo deja de servir.

Es que si el gobierno castiga la riqueza, entonces caerá el incentivo a crearla y finalmente todos terminarán siendo más pobres.

Hay que encontrar un sistema por el cual no se castigue la creación de riqueza, y al mismo tiempo, esa generación mejore la situación de todos.

La buena noticia es que ese sistema ya existe.

De acuerdo a los datos confeccionados y divulgados por el sitio Our World in Data, de la Universidad de Oxford, existe una relación inversa entre el PBI per cápita y la cantidad de personas que están en la pobreza. Es decir, cuanto mayor es el tamaño de la economía, menor es la pobreza.

La publicación, siguiendo al Banco Mundial, considera que una persona está en la “extrema pobreza” si ingresa menos de USD $1,9 por día. Además, concluye que:

“No hay ningún país con un PBI per cápita superior a los USD 15.000 (internacionales) en donde haya más de 5 % de la población viviendo en la extrema pobreza. Además, en la mayoría de los países con un PBI per cápita inferior a USD $4.000, entre un 25 % y un 75 % de la población sí se encuentra viviendo en la pobreza extrema”.

Our World in Data, especialista en divulgación y visualización de datos económicos, también cita el estudio de Dollar y Kraay de 2002, que concluye que, “en promedio, el crecimiento sí beneficia a los pobres tanto como al resto de la sociedad”. Esto es así al comprobar que la suba promedio del ingreso per cápita se traduce generalmente en una suba de los ingresos de los grupos más pobres de la sociedad.

Otra forma de ver esto es cómo evoluciona la pobreza extrema en cada país a medida que se incrementa el PBI per cápita promedio. El siguiente gráfico lo muestra.

En el eje horizontal figura el PBI per cápita. A medida que nos desplazamos hacia la derecha, mayor es la riqueza del país. El eje vertical refleja el porcentaje de población viviendo en la extrema pobreza (es decir, cobrando USD $1,9 diarios). A medida que nos movemos hacia abajo, menor es el porcentaje de la población que vive en la pobreza extrema.

El gráfico muestra con claridad cómo en países como India, China, Indonesia o Brasil, entre otros, la relación entre crecimiento y menor pobreza es directa.

Las políticas asistencialistas y redistributivas pueden ser consideradas como medidas transitorias para aliviar situaciones de necesidad. Sin embargo, para salir de la pobreza de manera definitiva, se necesita crecimiento económico.

Mayor crecimiento es más riqueza para todos.

Iván Carrino Iván Carrino