Internacional
Donald Trump: un provocador que asusta pero gana votos
Internacional

Racista, discriminador, machista y narcisista son algunos de los calificativos que medios de comunicación, ciudadanos y políticos le han endilgado al magnate de bienes raíces Donald Trump en su campaña por la nominación del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos.
A pesar de los epítetos, el también ex anfitrión de un reality show sigue con paso arrollador en las primarias, ganando delegados y estados y presentándose como un candidato venido de afuera de las líneas del partido republicano. Representa la voz olvidada de la clase obrera, de los sindicatos y de los estadounidenses que consideran que su país se ha diluido en un panorama de corrección política, ha sucumbido ante naciones con economías emergentes y que le han robado el trabajo.
John Zogby, profesor universitario estadounidense, señaló que Trump ha seguido un camino de exclusión, caracterizado por el racismo y la discriminación.
“Es muy difícil separar el showman y el narcisista de su núcleo. Mi perspectiva, y esto es especulación, es que esta es una campaña de vanidad. Trump ha dicho: ‘Si he hecho todo y lo he hecho tan bien, por qué no lanzarme a la presidencia y divertirme’. Pienso que ha visto cómo todo se ha vuelto más grande y se le ha ido de las manos”, afirmó.
A su juicio, mientras más escandaloso se ha mostrado el precandidato, mayor ha sido su éxito. “Creo que así le ha dado voz al racismo, la discriminación y el machismo. También pienso que hay gente que está convencida de que él odia en lo que se ha convertido Estados Unidos y que representa la fuerza del cambio, lo que incomoda a los republicanos, en especial al establishment”.
Agregó que Trump es un maestro de los medios de comunicación y es alguien que tiene una relación simbiótica con estos, por lo que los usa como plataforma para triunfar. “Ha demostrado no solo sostenibilidad, sino también crecimiento. Cada vez que se ha pensado que hay un techo para sus apoyos, Trump ha roto ese techo”, dijo.
Es posible que gane la nominación y que, aunque no sea tan probable, pudiera ser elegido presidente de Estados Unidos. “Veremos retos dentro del Partido Republicano en el camino a su nominación como, por ejemplo, los donantes, investigadores y estrategas buscando oportunidades para tener otro candidato con miras a las elecciones de noviembre, quizás una convención de julio negociada; en ese caso veremos el diablo suelto. Podríamos ver las potenciales nominaciones de Trump, de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton e incluso de un candidato independiente”, explicó.

El cisma republicano

Zogby considera que los mensajes de Trump son muy problemáticos para la sociedad y complican también a los republicanos.
“A menos que Trump se convierta en un buen negociador, como dice serlo, que se detenga y afirme algo como ‘compatriotas, siento lo que ha sucedido, déjenme demostrarles lo que realmente soy y lo que pienso’, seguramente se verá un cisma dentro del Partido Republicano. Pero mientras él siga con esas declaraciones y consiga victorias en las primarias, será más difícil para él modificar su discurso y adaptarlo a lo que algunos creen que representa el verdardero Donald Trump”, manifestó.
Ya el partido prendió sus alarmas. Esta semana el ex candidato presidencial Mitt Romney pidió a otros conservadores ignorar su campaña y, al igual que el precandidato Marco Rubio, lo llamó falso y fraude. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan pidió ir contra su discurso y estrategas republicanos como Karl Rove, Gail Gitcho y Alex Castellanos expresaron preocupación por los comentarios del empresario.

“Me puedo parar en el medio de la Quinta Avenida de Nueva York y dispararle a alguien, y no voy a perder votantes, ¿ok?”
23 de enero de 2016

“México no nos envía a sus mejores ciudadanos, sino a gente con muchos problemas. Nos traen drogas, criminalidad, son violadores y algunos, asumo, son buenas personas”
16 de junio de 2015

“Hago un llamado para un cierre total a la entrada de musulmanes a Estados Unidos hasta que los legisladores sepan qué pasa con ellos y qué hacer”
7 de diciembre de 2015

“Si Hillary Clinton no puede satisfacer a su esposo, qué la hace pensar que puede satisfacer a Estados Unidos”
16 de abril de 2015

 

Fuente: Manuel Tovar – El Nacional