Internacional
EE.UU. a México: “No habrá deportaciones masivas ni uso de la fuerza militar”
Internacional

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, enfatizó en conferencia conjunta en México que “no habrá deportaciones masivas” ni “ningún uso de la fuerza militar en las operaciones de inmigración”.

“Trabajaremos mano a mano con nuestros hermanos mexicanos, que quede muy en claro no habrá deportación masiva todo lo que hacemos se hará de acuerdo a las leyes de EE.UU. El enfoque de las deportaciones será con los criminales en colaboración estrecha con el gobierno de México”, enfatizó el secretario Kelly.

El comentario del secretario de Seguridad Nacional se realizó después que el presidente Trump describió este jueves a las redadas como operaciones militares.

“Por primera vez, estamos sacando a miembros de pandillas, sacando a los narcotraficantes, y estamos sacando a tipos muy malos de este país, y a un ritmo que nadie ha visto antes, y es una operación militar porque lo que se ha permitido entrar en nuestro país. Estamos viendo violencia de pandillas como nunca antes, y gran parte de eso es por las personas que están aquí ilegalmente, y son duros y toscos, pero no tan duros como nuestra gente”, dijo Trump.

Las declaraciones del secretario Kelly tienen lugar luego de una reunión en la que participaron el secretario de Estado, Rex Tillerson, el ministro de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray y el secretario de la gobernación, Miguel Angel Chon.

Los representantes del gobierno de ambos países reconocieron que tienen diferencias que solo se podrán solucionar a través de un “diálogo franco y claro entre dos naciones con profundos lazos de amistad en Norteamérica”, dijo Videgaray.

El ministro Videgaray añadió que “será un proceso largo, pero que lo más importante es dar pasos en la dirección correcta y hoy hemos dado ese paso”.

El tema de la seguridad y la inmigración son los que lideraron el encuentro y ambos países expresaron sus preocupaciones, especialmente a raíz de las nuevas directrices de inmigración anunciadas por el departamento de Seguridad Nacional de EE.UU.

“Hemos expresado nuestra preocupación por el respeto de los derechos de los mexicanos en EE.UU. y hemos hablado de la imposibilidad jurídica de que un gobierno tome decisiones que afecte al otro de manera unilateral y la necesidad de que este tipo de decisiones sean resultado del diálogo y acuerdos”, expresó Luis Videgaray.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense calificó las reuniones de “muy productivas” y que lo más importante en materia de inmigración es respetar “el imperio de la ley a ambos lados de la frontera”.

Ambos jefes de la diplomacia reconocieron que el problema de la migración ilegal tienen su origen en Centroamérica porque como dijo Videgaray “México ahora es un país de tránsito”.

Por tal razón, se comprometieron a trabajar con los países del llamado Triángulo del Norte para crear condiciones económicas y sociales que reduzcan el número de inmigrantes que salen de sus países en busca de mejores condiciones económicas y huyendo de la violencia.

“La inmigración debe ser segura, legal y ordenada y debemos asegurarnos que menos inmigrantes hagan este peligroso viaje a EE.UU.”, manifestó el secretario Kelly.

El secretario de la gobernación de México, Miguel Angel Osorio Chon, quien también participó de la conferencia de prensa conjunta destacó la importancia del intercambio de inteligencia para “detener el paso de armas y flujo de dinero de EE.UU. a México y el paso de personas de México hacia EE.UU.”

“México requiere de EE.UU. y EE.UU requiere de México. Nuestras naciones serán vecinas por siempre por lo que se necesitan acuerdos que ambos países merecen”, indicó el secretario de la gobernación de México.

De igual manera, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, reiteró que “debemos trabajar con todos nuestros socios en la región. Ellos -los inmigrantes- vienen en busca de oportunidad y debemos tratar de cambiar el ambiente en América Central porque es lo que lleva a la gente a hacer este viaje tan peligroso”.

VOA