Internacional
EE.UU. dispuesto a negociar con Corea del Norte sin precondiciones
Internacional

WASHINGTON — Estados Unidos está dispuesto a sentarse a negociar con Corea del Norte “sin condiciones previas”, declaró el martes el jefe de la diplomacia de Washington, Rex Tillerson.

“Estamos listos para tener la primera reunión sin condiciones previas”, dijo Tillerson durante una conferencia en un centro de estudios en Washington.

“No es realista decir ‘vamos a hablar con ustedes solamente si vienen a la mesa de negociaciones listos para abandonar su programa'” nuclear, agregó.

Hasta el momento, Estados Unidos sostenía que toda negociación debía limitarse a la discusión sobre la desnuclearización de la península coreana.

“Encontrémonos y hablemos del clima si quieren, o discutamos si hace falta una mesa cuadrada o una redonda y eso les da placer”, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

Pero durante el resto de su presentación, Tillerson insistió en que la campaña estadounidense de presión económica y diplomática sobre Pyongyang continuará “hasta que caiga la primera bomba”.

Enfatizó que Washington “simplemente no puede aceptar una Corea del Norte con armas nucleares y que el presidente Donald Trump “pretende asegurarse de que no tengan armas nucleares capaces de alcanzar las costas de Estados Unidos”.

Un fracaso personal

Horas antes, en un discurso al personal diplomático en el Departamento de Estado, en la capital estadounidense, Tillerson, se mostró confiado en que Washington está haciendo todo lo posible para forzar a Corea del Norte a negociar su desarme nuclear.

Además añadió que si las sanciones y la diplomacia fallan y el ejército de Estados Unidos se ve forzado a actuar, será para él un fracaso personal.

“Hemos hecho todo lo posible, porque no queremos llegar a ese punto”, dijo, asegurando que trabaja con el secretario de Defensa Jim Mattis.

“Le he dicho a mi compañero, el secretario Mattis, muchas veces: ‘Si llegamos a ello, habré fallado’. Y no quiero fallar”, aseguró Tillerson en un discurso de fin de año a los miembros de su equipo, en el que también dijo que finalmente será “el régimen de Pyongyang el que tenga que tomar una decisión sobre su futuro”.

Estados Unidos ha movilizado a la comunidad internacional para imponer fuertes sanciones económicas y diplomáticas al régimen de Kim Jong-Un para frenar su programa nuclear. Pero Pyongyang ha seguido probando cada vez más poderosos misiles.

En el mismo discurso al personal del Departamento de Estado, Tillerson dijo que la presunta interferencia rusa en la campaña presidencial estadounidense del año pasado fue un acto de “guerra híbrida”.

“Rusia decidió interferir en procesos democráticos aquí, y también en otros países, mediante una guerra híbrida”, aseguró el responsable sobre el caso por el que están siendo investigados varios excolaboradores del presidente Donald Trump.

Con información de AFP/VOA