Internacional
EE UU e Irán empiezan negociaciones nucleares
Internacional

La ronda de negociaciones nucleares entre Irán y Estados Unidos comenzó hoy en Lausana, con el objetivo de alcanzar en los próximos días un acuerdo marco que limite el programa nuclear iraní a cambio del alivio de las sanciones económicas.

En esta primera reunión participan los jefes de la diplomacia de EE.UU., John Kerry, y de Irán, Mohamad Yavad Zarif, así como la directora política del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, Helga Schmid.

También asisten, como responsables de los numerosos detalles técnicos de una negociación de esta naturaleza, el director de la Organización de Energía Atómica de Irán, Ali-Akbar Salehi, y el secretario de Energía de Estados Unidos, Ernest Moniz.

La semana pasada, estos mismos responsables políticos mantuvieron casi una semana de intensas negociaciones, que interrumpieron hace seis días con el acuerdo de volver a encontrarse hoy para intentar cerrar los temas pendientes.

Esta ronda se inicia sin calendario preciso, pero con el 31 de marzo como plazo para llegar a un entendimiento político sobre las medidas a adoptar para garantizar que las actividades nucleares de Irán no podrán desviarse hacia fines militares.

“Creemos realmente que podemos lograrlo para el día 31. Vemos el camino para eso y pienso que no habríamos dicho esto nunca antes de la última ronda”, declaró un negociador estadounidense poco antes de la llegada de su delegación a Suiza.

Irán negocia un acuerdo final sobre su programa nuclear -basado en el memorando de entendimiento provisional firmado a finales de 2013- con un grupo de seis potencias: EE.UU., Francia, Reino Unido, Rusia y China (miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU), además de Alemania.

Según han explicado fuentes que participan en las negociaciones, cualquier acuerdo político que se alcance en los próximos días debe abarcar de alguna manera los elementos más importantes de un acuerdo final, para el que se tiene plazo hasta el 30 de junio.

Esos elementos tiene que ver con las instalaciones de enriquecimiento de uranio y producción de plutonio que tiene Irán, el nivel de investigación y desarrollo nuclear que se le permitiría mantener, y los procesos de inspecciones y verificación por parte de la Organización Internacional de Energía Atómica.

“Estamos hablando del aumento de la transparencia, más allá de lo que establecía el memorando de entendimiento provisional, y a través de todo el ciclo de vida del uranio”, indicó la fuente occidental.

“Transparencia y vigilancia son la manera como se puede estar seguro de que las cosas no están siendo sacadas de una instalación (nuclear) declarada a otra no declarada”, agregó.

Las condiciones que se acuerden deberán constituir una garantía de que Irán quedará a un año -en términos de capacidad- de la producción de material fisible (uranio enriquecido o plutonio) en la cantidad suficiente para una ojiva nuclear.

Todas estas restricciones deben estar vigentes al menos diez años, según ha indicado públicamente la Casa Blanca.

Esta en negociación si al término de ese periodo las restricciones al programa nuclear iraní se levantarían automáticamente o, como propone Francia, podrían disminuir gradualmente en los siguientes cinco años.

Del lado de los intereses de Irán, el acuerdo político deberá especificar la forma en que se levantarán las sanciones que comprometen sus relaciones financieras y comerciales principalmente con la Unión Europea y Estados Unidos.

EFE