Internacional
EE.UU. presionará a Europa para que reduzca inversiones en Irán
Internacional

WASHINGTON — Un funcionario estadounidense responsable de la política iraní dijo el miércoles que una de las principales prioridades de Estados Unidos tras su salida del acuerdo nuclear de Irán en 2015 sería presionar a las naciones europeas para que reduzcan sus inversiones en la economía iraní.

Andrew Peek, vicesecretario adjunto de Estado para Asuntos del Medio Oriente, dijo en una entrevista exclusiva con el Servicio Persa de la VOA que la administración Trump les diría a los aliados europeos que ve “problemas reales con decisiones comerciales que empoderan” a los gobernantes islamistas de Irán. Señaló que esos problemas incluyen permitir al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica penetrar aún más la economía de Irán y dar a Teherán más dinero para apoyar actividades “nefastas” en el extranjero.

“Vamos a alentarlos a que reduzcan esas inversiones”, dijo Peek, refiriéndose a las naciones europeas que se ocupan de Irán. “Vamos a involucrarlos constantemente, como lo hemos hecho nosotros, para tratar de llegar a un lugar donde lleguemos a un acuerdo que aborde mejor la totalidad de la amenaza del régimen iraní”.

Venta de aviones

La salida de Estados Unidos del acuerdo, anunciada el martes por el presidente Donald Trump, ya ha afectado los planes de los fabricantes de aviones europeos Airbus y ATR de vender aviones civiles a Irán. Su aerolínea nacional, IranAir, ha encargado 100 aviones de pasajeros de Airbus y 20 de ATR, así como 80 del fabricante estadounidense Boeing.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, comentando horas después de que Trump habló, dijo que como parte de la reposición de Estados Unidos de las sanciones relacionadas con la energía nuclear, revocaría las licencias existentes de Estados Unidos que permitieron a las tres compañías realizar esas ventas. Las ofertas de aviones europeos dependían de las licencias debido al uso intensivo de piezas americanas en aviones comerciales fabricados en Europa.

Peek dijo a VOA que la administración Trump estaba preocupada por la licencia de las ventas de aviones civiles a Irán debido a lo que dijo que era el uso que Teherán hacía de tales aeronaves para realizar actividades militares en lugares como Siria. Irán no ha reconocido el uso de aviones de pasajeros para tales fines.

“Me gustaría que el gobierno iraní deje de utilizar mal la capacidad de [comprar] estos aviones, una habilidad que ganó en virtud del acuerdo”, dijo.

Peek dijo que Washington no esperaba que Teherán retomara la oferta de negociaciones de Trump sobre un nuevo acuerdo en el corto plazo.

“No creemos que el gobierno iraní al principio quiera sentarse a la mesa, especialmente en asuntos regionales”, dijo. “Esta es una de las razones por las que nos estamos retirando [del acuerdo de 2015]: aumentar nuestra influencia para llegar a un lugar mejor con respecto no solo al archivo nuclear, sino también a los asuntos regionales”.

Trump mencionó la participación “maligna” y “siniestra” de Irán en los conflictos en Siria y Yemen como parte de la justificación para abandonar el acuerdo nuclear.

 

ARCHIVO-Obreros trabajan en un sitio de construcción en Teherán, Irán, el 20 de enero de 2016. El presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo el 8 de mayo de 2018 que Estados Unidos no podría perjudicar a la economía iraní volviendo a imponer sanciones relacionadas con la energía nuclear.

El presidente iraní Hassan Rouhani, en una declaración televisada tras el anuncio de Trump, dijo que Irán consultará con las potencias europeas, Rusia y China en las próximas semanas para determinar si le conviene seguir en el acuerdo. También dijo que EE.UU. no tendría éxito en perjudicar a la economía iraní volviendo a imponer sanciones relacionadas con la energía nuclear.

Peek se negó a especular sobre si Irán respondería o no a la oferta de conversaciones de Estados Unidos. “Sospecho que la creciente presión sobre Irán [en algún momento] los ayudará a tomar las decisiones correctas para resolver estos conflictos”, dijo.

Derechos humanos

Peek dijo que esas conversaciones también se centrarían en la “represión” iraní de los derechos humanos.

“Ese es uno de los aspectos más preocupantes de su comportamiento”, dijo. “Creo que un gobierno iraní que respeta el derecho de sus ciudadanos a protestar y compartir información, y que actúa como un miembro responsable de la comunidad internacional, es lo que el pueblo iraní obtendrá después. Están en nuestro pensamiento”, dijo.

Con la colaboración de Guita Aryan, Servicio Persa VOA.