Internacional
El complejo tablero político para las elecciones del 21D
Internacional

Queda una semana para presentar coaliciones y PSC y PP rechazan el pacto previo con Ciudadanos, los comunes y Podem dependen de una consulta polémica para saber si habrá confluencia y los soberanistas no han marcado aún posición

El tiempo apremia. Las elecciones autonómicas de Catalunya del 21 de diciembre están a la vuelta de la esquina y apenas hay margen para confeccionar listas y pactar alianzas. En una semana, el día 7, hay que formalizar las coaliciones y confluencias y el tablero catalán ahora no es claro en ningún espectro político. La fórmula de una lista única de los independentistas, la reedición de Junts pel Sí, no está cerrada y las fuerzas soberanistas podrían acudir a las urnas por separado; Podem tiene en marcha a partir de este miércoles una consulta para concurrir con los comuns y Ciudadanos reclamó un pacto previo entre las fuerzas constitucionalistas que no ha obtenido ninguna respuesta satisfactoria por ahora.

Además, justo este martes, a 50 días de los comicios, que se celebrarán en jueves, el Barómetro del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) arrojaba unas cifras de intención de voto que configurarían un Parlament similar al actual, que emanaba de los resultados de las elecciones plebiscitarias del 27S: Junts pel Sí (60- 63 escaños) y la CUP (8-9) sumarían mayoría absoluta; Ciudadanos sería la segunda fuerza (25-26); el PSC (17-19) y Catalunya Sí Que Es Pot (12-14) mejorarían sus guarismos; y el PPC (10-11) se mantendría. Tendríamos un hemiciclo idéntico al actual en cuanto a la distribución de diputados soberanistas, constitucionalistas y comuns. Respecto al CEO anterior, sí ha subido el porcentaje de ciudadanos que votarían por la independencia en un referéndum, pasando de un 41,1% hace tres meses al 48,7% actual. El sondeo se hizo entre el 16 y el 29 de octubre.

Inés Arrimadas reclamaba este lunes tras la reunión de la Ejecutiva Permanente de su partido en Madrid que todos los partidos no nacionalistas hicieran un pacto previo de investidura. Dicho acuerdo implicaría que la lista más votada entre los partidos constitucionalistas sería apoyada por las otras formaciones que respaldan esa posición. Ello incluiría a PPC, PSC y Ciudadanos, los tres que a nivel estatal apoyaron la aplicación del artículo 155 de la Constitución en el Senado. Por ahora comparten un mensaje: poner fin a la época del procés y un cambio de rumbo en la política catalana. Pero hay matices y diferencias entre ellos.

La candidata de Ciudadanos a la presidencia, antes de que Pablo Iglesias se abriera a hablar con ERC y PSC, lanzó un dardo a los socialistas preguntando si pensaban hacer un tripartito con los republicanos “como han hecho siempre”. “Nos jugamos el futuro no sólo de Catalunya sino del resto de España”, subrayaba convencida de estar preparada para asumir “el timón” del Govern de la Generalitat. La líder naranja también hizo esa oferta extensible a Podem, aunque ella misma rebajó de inmediato sus expectativas de que los morados se les unieran al situarlos con Puigdemont, Forcadell y Junqueras.

PSC y PPC rechazan los pactos preelectorales que propone Arrimadas
Desde Ciudadanos reconocen que no han obtenido ninguna respuesta formal al respecto. Rivera, por su parte, emplazó a populares y socialistas el domingo a intentar formar gobierno. “Es una obligación histórica y quien no lo haga lo va a pagar para siempre” si la suma de los constitucionalistas tiene un escaño más que los soberanistas.

Desde el PPC, Xavier García Albiol señala a La Vanguardia que Albert Rivera “cerró la puerta” a una coalición de los constitucionalistas. “Lamentamos su decisión de no sentarse a la mesa. Es un error”, añade. La formación naranja asegura, no obstante, que no les consta que hubiera ninguna oferta para sentarse a hablar de una coalición constitucionalista.

Desde el PPC afean a Rivera y su partido que renunciaran a pactar una coalición constitucionalista

Sobre la estrategia de su formación, Albiol apunta que irán a sacar el mejor resultado y luego ya se sentarán a la mesa con los demás partidos. A las declaraciones de Arrimadas, responde que desde la formación naranja “están vendiendo la piel del oso antes de cazarlo” y ha confiado en que si hay una mayoría alternativa a los soberanistas, se entenderán. “Nos pondremos de acuerdo”, aseguraba. A los resultados del CEO lles resto importancia considerado que “son tendenciosos y no reflejan la realidad”.

Andrea Levy había abogado hace unos días en una entrevista con Ondacero por una “unión de fuerzas políticas ante el nacionalismo” mientras que el portavoz de los populares en el Parlament, Alejandro Fernández, reprochaba a la formación naranja su propuesta en un acto del PP en Palencia.

Iceta, Millo, Montserrat y Albiol el domingo en la manifestación de SCC (Enric Fontcuberta / EFE)

Miquel Iceta sostiene una postura más moderada y aventuró que el PSC iba a ser la fuerza más votada entre los constitucionalistas y señalaba a ERC como partido ganador vez de a Junts pel Sí en una entrevista en RNE . “Hablar de pactos postelectorales antes de que la gente vote no es lo que toca. El PSC el sólo va a estar o apoyar un gobierno que busque un amplio acuerdo en Catalunya y busque un acuerdo y un cambio constitucional en España, buscamos una solución acordada. Nuestras claves serán negociación con España y un amplio acuerdo en Catalunya. No queremos una Catalunya de ganadores y perdedores, ni frentes, ni mitades más uno. Buscamos otra cosa. Para el lío y la ruptura, que nadie cuente con el PSC”, replicó al guante de Arrimadas.

Aunque desde el PSC se ha negado que haya un desgarro, la aprobación a las medidas de Rajoy por el 155 provocó una protesta de varios alcaldes y antiguos dirigentes y puso en una tesitura delicada a los socialistas catalanes. Además, en estos últimos días se ha roto algún pacto de gobierno local entre socialistas y soberanistas, muy comunes en toda la geografía catalana.

PDECat y ERC se presentarán a los comicios tras las primera críticas pero aún no está claro que concurran unidos

En las filas independentistas no hay por ahora nada claro y a una semana para cerrar alianzas, no se sabe cuál será la apuesta. Desde el PDECat el ala más soberanista, minoritaria, apuesta por un frente amplio y coaligarse con ERC y las demás formaciones que ahora están con Junts pel Sí y repetir la fórmula que según el CEO les daría mayoría. En esa postura estarían el exconseller Rull o Lluis Corominas, portavoz de los junteros en el Parlament desde que Turull entró en el Govern, publicaba La Vanguardia este martes.

No obstante, hay voces como la de Santi Vila, que este martes reconoció que se había postulado a nivel interno como candidato del PDECat para los comicios del 21D que defienden una postura más moderada y no quieren lista única. El exconseller, que dimitió el jueves por la noche, antes de que tuviera lugar la declaración del Parlament considerada por muchos como DUI, propuso una candidatura que lleve por bandera la defensa de las instituciones catalanas, que reclame amnistía y que el problema sea resuelto por la vía política y no judicialmente y un referéndum pactado y reconocido para alcanzar la independencia.

También se han planteado opciones como una lista en defensa de la república, clave de ERC de cara a los comicios, o una lista civil en la que se incluiría a ‘los Jordis’. Serían listas más amplias en las que podría diluirse la CUP.

En una entrevista en RAC1, Vila abogó por compartir programas. “Sin lista única, ni confusión ideológica”, señalaba y se fijó como objetivo rebrotar al PDECat y que su formación se asemeje al nacionalismo del PNV o del Partido Nacional Escocés (SNP). “La política es buscar soluciones y no generar problemas. Hay partidos en el espectro central que nos han de permitir tener complicidades y no estar con alguien que está en las antípodas ideológicas”, se refería el exconseller en alusión a una posible alianza de sus correligionarios con la CUP o Podem.

Junqueras proponía una estrategia compartida en un artículo en El Punt Avui el domingo, insistiendo en la idea que expresó un día antes en su gira de entrevistas Albano Dante Fachin. Los republicanos tienen la tentación de presentarse solos, con sus siglas. Las encuestas apuntan que de ese modo ganarían de forma holgada desde hace tiempo. Pero es la formación más hermética hasta ahora y no ha habido filtraciones ni fisuras en su estrategia. Junto a ERC podría concurrir Demòcrates, una escisión de Unió que lidera Castellà junto a De Gispert y ahora forma parte de Junts pel Sí.

La CUP decide en asamblea este fin de semana qué harán el 21D
La CUP, por su parte, decidirá en una asamblea el próximo fin de semana qué papel jugarán el 21D. En un primer momento rechazaron los comicios que convocó Rajoy el viernes, pero el domingo, en un acto desde Sabadell ya se matizaban sus primeras críticas y se emplazaron a tomar la decisión más adelante, dejándola en manos de su militancia.

Aún está por ver qué sucede en los tribunales. Este lunes el Fiscal General del Estado anunció querellas contra los miembros del Govern y de la Mesa del Parlament por rebelión, que podría llevar a la cárcel a los dirigentes cesados por Rajoy. No obstante, el fin de semana Méndez de Vigo reconocía en una entrevista con Reuters que sería bueno que Puigdemont se presentara a los comicios para que el pueblo valore sus acciones de la última legislatura. Con los miembros del Govern en prisión, el escenario podría cambiar. Puigdemont, ahora en Bruselas, ha sido citado a declarar ante la Audiencia Nacional este jueves.

Los inscritos de Podem votan en una consulta si concurren en confluencia con los comuns
Podem y los comuns tienen un escenario complejo ante el 21D y las aguas están revueltas. La marca catalana está inmersa en tensiones con Podemos tras la intervención desde la dirección de Madrid que fuerza una consulta para que Podem y Catalunya en Comú acudan en confluencia en una lista liderada por Xavier Domènech, cercano a Pablo Iglesias.

Desde Barcelona, el secretario general de Podem rechazó esa consulta, equiparándola al 155 de Rajoy con Catalunya y ya anunció una ronda de consultas con las entidades de la sociedad civil y los partidos por el derecho a decidir. Desde Madrid se señala que Fachin está fuera de Podemos ideológicamente y han insistido en que su postura es referéndum pactado y con garantías y el rechazo a la DUI y al 155. Las tensiones entre Pablo Iglesias y Albano Dante no son nuevas y a raíz de la cuestión catalana han estallado de forma evidente. Fuentes de Podemos apuntan que hay presiones de otros líderes regionales para apartar a Fachin, pero no hay ninguna decisión tomada al respecto.

Iglesias y Domènech este lunes en Madrid (Chema Moya / EFE)

Desde la Ejecutiva de Podem hay voces como la de Giner, también diputado, que apuestan por la confluencia y emular a En Comú Podem, la fuerza más votada en los comicios generales de 2015 y 2016, aunque pidiendo respeto a la soberanía del sujeto político Podem. Desde los comuns, Ernest Urtasun (ICV), dijo que esperaba que su formación y Podem puedan ir “juntas” a las elecciones del próximo 21 de diciembre. En Catalunya en Comú están ICV, Barcelona en Comú, Equo y EUiA, mientras que Podem rechazó unirse a la formación hace unos meses. Desde este miércoles al próximo martes hay en marcha una consulta.

Ada Colau reconocía hace unos días que los comuns tienen un papel difícil y que la “polarización les perjudica”, pero consideran “imprescindible” que su postura esté en las urnas por mucho que les incomode la convocatoria de los comicios mediante el 155.

Los plazos ajustados de cara al 21D fuerzan a las formaciones a cerrar listas, estrategia y coaliciones de forma precipitada
El pulso soberanista de Junts pel Sí y la CUP ha propiciado en algunas ocasiones una imagen de unidad de PSC, PPC y Ciudadanos, desde dejar el Parlament las tres formaciones en el pleno de septiembre y el del viernes pasado o la unión de sus tres líderes ante el Constitucional. Algunos lo interpretan esa unidad como la pista de un pacto futuro. Pero por ahora, no hay nada de eso cerrado. Los movimientos y acuerdos entre los soberanistas son los que acapararán todas las miradas en los próximos días. El plazo acaba el día 7 y si no hay acuerdos puede que estos comicios sean muy autonómicos.

holaiberoamerica.com