Internacional
El líder de las FARC recibirá atención médica en Cuba tras sufrir una isquemia cerebral
Internacional

El jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, conocido como Timochenko, fue dado de alta este martes y viajó a Cuba para continuar con el proceso de recuperación de un accidente cerebro vascular que sufrió el domingo en Villavicencio (centro del país), según informó la oficina del Alto comisionado para la paz del gobierno.

El líder guerrillero, que hace una semana fue uno de los protagonistas del desarme de las FARC estuvo dos días hospitalizado en la Corporación Clínica Universidad Cooperativa de Colombia, en donde según la directora del centro médico Lydis Herrera mostró recuperación del habla en un 90% y mejoró la fuerza muscular de su brazo izquierdo. Londoño fue trasladado a La Habana en la mañana de este martes para ser atendido por especialistas de la isla.

“Teniendo en cuenta esa satisfactoria evolución el cuerpo médico consideró dar de alta al paciente para continuar manejo ambulatorio de rehabilitación”, aseguró Herrera. Londoño, de 58 años, será atendido en Cuba, garante en los diálogos de paz con las FARC, por cuenta del gobierno de ese país que asumirá los gastos médicos y de seguridad.

El líder de las FARC presentó el malestar que lo tiene hoy bajo cuidados médicos cuando se preparaba para visitar una de las 26 zonas donde están concentrados unos 7.000 guerrilleros, que se alistan para iniciar su tránsito a la vida civil tras su desarme.

Antes del anuncio de su alta médica, Timochenko publicó en su cuenta de Twitter fotografías en las que aparece acompañado por el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez. “Volvemos para seguir dando la lucha por la paz y para que el Acuerdo se cumpla. Gracias a todos y todas por sus buenas vibras”, escribió. No es la primera vez que Londoño tiene problemas de salud. En febrero de 2015 en pleno proceso de conversaciones sufrió una complicación cardiovascular. A pesar de esto, se ha mantenido desde el inicio de los diálogos de paz como la voz más fuerte de las FARC.

El País