Internacional
El mecenas artístico del separatismo se lleva 120 millones de euros de Barcelona a Madrid
Internacional

Antonio José Chinchetru (ALN).- El empresario jubilado Antoni Vila Casas es el gran mecenas artístico catalán y amigo personal del patriarca del nacionalismo Jordi Pujol. Aunque crítico con la estrategia del independentismo, es partidario de su objetivo. En una reciente entrevista aseguró que él nunca habría llevado la sede de una empresa fuera de Cataluña como reacción al ‘procés’. Los hechos dicen lo contrario. Controla cuatro sicavs que gestionan un patrimonio de más de 120 millones de euros. En los dos últimos meses ha completado el traslado del domicilio de las sociedades de Barcelona a Madrid.

Antoni Vila Casas es una de las personalidades empresariales y sociales más destacadas de Cataluña. En 1986 creó la Fundación Privada Vila Casas, de la que es presidente y que se dedica principalmente a labores culturales y la promoción del arte contemporáneo catalán. Debido a su labor al frente de esta institución está considerado el gran mecenas cultural de esta comunidad autónoma. Es partidario de la independencia de esa región, si bien se muestra crítico con la estrategia seguida por el separatismo. En una entrevista publicada el pasado 18 de enero por el diario independentista Ara, afirmó que él nunca trasladaría la sede de una empresa fuera de territorio catalán. Sin embargo, sí lo ha hecho con las sociedades de inversión de capital variable (sicav) que controla, cuyo patrimonio conjunto es de casi 120,8 millones de euros.

Las sicavs deben tener un capital mínimo de 2,4 millones de euros (2,9 millones de dólares) y contar formalmente con al menos 100 partícipes, si bien es normal que la mayor parte de las acciones esté controlada por una única persona o un pequeño grupo. De hecho, suelen ser un vehículo muy habitual en Europa para gestionar el patrimonio personal o familiar de las grandes fortunas.

El Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) ha publicado este miércoles el anuncio del cambio de domicilio social de una de las sociedades controladas por Vila Casas, Ilercavonia Inversiones SICAV al Paseo de la Castellana de Madrid. Según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) al cierre de 2017, tiene un patrimonio neto de 47,39 millones de euros. Esta es la única que tenía previamente su sede en la capital de España, por lo que no se muda de ciudad. Sí lo han hecho las otras tres que controla, dos de ellas antes de la publicación de la entrevista en el diario Ara.

 

Antoni Vila Casas defiende que una Cataluña independiente sería

El pasado 2 de enero el Borme publicó el anuncio del cambio de domicilio social de Antat Inversiones 2000 SICAV y Tiebas de Inversiones SICAV. La primera tiene un patrimonio de algo más de 21,55 millones de euros, según la información del cierre de 2017 remitida a la CNMV. El de la segunda asciende a 32,15 millones de euros, también según los datos enviados al regulador bursátil español. Tres semanas después, el 24 de enero, el Boletín Oficial del Registro Mercantil recogió que había completado el mismo proceso Strip Inversiones SICAV. El patrimonio es algo superior a 19,69 millones de euros.

Vila Casas hizo su fortuna en el sector de los laboratorios farmacéuticos y llegó a presidir la patronal española del sector, Farmaindustria
Vila Casas hizo su fortuna en el sector de los laboratorios farmacéuticos y llegó a presidir la patronal española del sector, Farmaindustria. Estuvo al frente de la firma Prodesfarma hasta 1997, año en el que vendió la compañía a Almirall, uno de los líderes del sector en Cataluña y el conjunto de España.

Desde entonces se ha dedicado principalmente a la filantropía y el mecenazgo cultural a través de la fundación que lleva sus apellidos. La institución posee tres museos en Barcelona (Can Framis, de pintura contemporánea) y la provincia de Gerona (Can Mario, de escultura, y Palau Solterra, de fotografía).

Condecorado por el nacionalismo
El empresario jubilado es una persona de la máxima confianza del expresidente catalán Jordi Pujol, hasta el punto de que le cedió en 2015 un despacho en las instalaciones de su fundación después de que perdiera los privilegios como antiguo jefe del Gobierno autonómico. Al año siguiente, el Ejecutivo catalán otorgó a la institución la Cruz de Sant Jordi (la máxima condecoración de Cataluña), un reconocimiento que ya recibido el propio Antoni Vila Casas en 1999.

En la entrevista con el diario Ara en la que dijo que no trasladaría la sede por el desafío independentista, Vila Casas se mostró comprensivo con quienes lo han hecho. Eso sí, eximió de responsabilidad a los políticos separatistas y culpó al resto de España: “Hay gente que vende cosas en el mercado español y tiene miedo de que le hagan boicot; este es uno de los problemas que tiene Cataluña. El dinero es miedoso”.

Vila Casas dijo que una Cataluña independiente podría “ser más potente y creativa”
En ese mismo diálogo expresó tener muy buena opinión de Carles Puigdemont, Elsa Artadi (la persona de máxima confianza del expresidente catalán prófugo) y de Artur Mas (predecesor de Puigdemont e impulsor del procés). Sin embargo, sostuvo que en su estrategia hubo “precipitación” por no “tener estructuras” ni más del 50% de la población a favor.

Vila Casas dijo también que una Cataluña independiente podría “ser más potente y creativa”. No fue la primera vez que se expresó de esta manera. En una entrevista publicada por Economía Digital en septiembre de 2015, afirmó: “Los catalanes somos capaces de autogestionarnos y lo haríamos mejor solos que dentro de España”. En aquel entonces ya pidió el compromiso de los grandes empresarios catalanes con el reto independentista: “La oligarquía debería estar participando de este futuro. Ellos son los que deberían llevar sobre los hombros este gran compromiso con la historia”. Lamentó, además, que esto no ocurriera: “La oligarquía catalana ha abandonado a Mas, cuando deberían ayudarlo”.

Antonio José Chinchetru/AL Navio