Internacional
El Parlamento de Ucrania autoriza al Gobierno a imponer sanciones a Rusia
Internacional

La Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania aprobó hoy una ley que autoriza al Gabinete de Ministros imponer sanciones económicas a Rusia en respuesta a la decisión de Moscú de gravar con aranceles aduaneros las mercancías ucranianas y de imponer un embargo de alimentos a partir del 1 de enero próximo.

“Vamos a defender el mercado interno de Ucrania”, advirtió el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, al presentar el proyecto de ley que fue aprobado con los votos de 291 diputados.

El jefe del Gobierno ruso, Dmitri Medvédev, firmó recientemente una disposición, por la cual a Ucrania a partir de 1 de enero de 2016 se le aplicarán los aranceles de importación que rigen en la Unión Económica Eurasiática, de la que forman parte Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Armenia y Kirguizistán.

Rusia sostiene que esta innovación, que pone fin al régimen preferencial que tenía Ucrania en virtud de acuerdos de libre comercio en el marco de la postsoviética Comunidad de Estados Independientes, obedece a que Kiev comenzará a implementar la parte económica del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Esta medida, arguye Moscú, deja en situación de vulnerabilidad el mercado ruso, que podría verse invadido por mercancías europeas desde el territorio de Ucrania.

El primer ministro ucraniano denunció que la decisión de Rusia no está justificada y constituye parte de la agresión rusa contra Ucrania.

Recordó que Kazajistán y Bielorrusia no han denunciado los acuerdos de libre comercio que tienen con Ucrania.

Al mismo tiempo, Yatseniuk subrayó que en el último tiempo el volumen del comercio con Rusia en el total de los intercambios comerciales del país ha caído del 35 al 12 por ciento.

La Rada tiene previsto hoy votar el proyecto de los presupuestos generales del Estado, que de no ser aprobado supondría, en palabras de Yatseniuk, una “catástrofe económica” para el país.

El Fondo Monetario Internacional ha exigido la aprobación de un presupuesto “fiscalmente sostenible” como condición para la entrega de un tramo de 1.700 millones de dólares de un crédito crucial para la maltrecha economía ucraniana. EFE