Internacional
El presidente chino visita el Reino Unido para estrechar vínculos comerciales
Internacional

El presidente chino, Xi Jinping, comenzará mañana la primera visita de Estado al Reino Unido de un presidente del gigante asiático en una década, con una agenda centrada en estrechar lazos comerciales entre ambos países y anunciar varios acuerdos de inversión china con empresas británicas.

Jinping -que aunque aterriza hoy en el Reino Unido acompañado de su esposa, Peng Liyan, no arrancará su agenda oficial hasta mañana- pasará cuatro días en este país, tres en Londres, hospedado en el Palacio de Buckingham como huésped de la reina, Isabel II, y un cuarto en Manchester (norte de Inglaterra).

Se trata de una visita de gran relevancia para el Gobierno británico, que ambiciona afianzar los vínculos comerciales entre el Reino Unido y la segunda mayor economía del mundo.

La última visita de Estado de un mandatario chino al Reino Unido se produjo en 2005, cuando centenares de activistas tomaron las calles en protesta por la situación de los Derechos Humanos en ese país.

El pasado mes, durante una visita de una semana a China, el titular británico de Finanzas, George Osborne, señaló su intención de convertir al Reino Unido en el “mejor socio de Occidente” de China.

Los medios locales apuntan ahora a que la visita de Jinping se saldará con el anuncio de significativos acuerdos de inversión chinos en proyectos de infraestructuras británicos, como en centrales nucleares y en el ambicioso programa ferroviario HS2 entre Londres y el norte del país.

Osborne ha alentado la participación de inversores chinos en la central nuclear de Hinckley Point C, en el condado de Somerset, y ha dejado abiertas las puertas a la posibilidad de centrales nucleares de diseño y construcción chinos en la localidad de Bradwell (condado de Essex) y en otros puntos del Reino Unido.

Osborne ha urgido a inversores chinos a participar en los contratos de ingeniería civil del citado proyecto HS2, así como en un plan de desarrollo de ciudades del norte del país.

Con este viaje, el ministro de Economía ha pretendido impulsar las exportaciones británicas a China y pasar de 25.000 millones de libras (34.150 millones de euros) a 30.000 millones de libras (40.991 millones de euros) antes de 2030, y convirtir a China en el segundo mayor mercado para ese país después de EEUU.

La agenda oficial contempla que el mandatario chino recibirá mañana una bienvenida ceremonial en el centro de Londres antes de ser atendido por el príncipe Carlos y la Duquesa de Cornualles en un hotel y, posteriormente, se desplazarán en una carroza que les llevará a almorzar a Buckingham Palace.

Aunque Carlos de Inglaterra no estará presente en el banquete ofrecido por Isabel II, se entrevistará a solas en su residencia de Clarence House con Jinping, con quien mantuvo en el pasado una relación complicada debido a su apoyo al Dalai Dama.

Está previsto que el presidente chino visite el miércoles el Imperial College con el titular de Economía, George Osborne, y su agenda incluye una visita a un evento de Industrias Corporativas Británicas con los duques de Cambridge; una entrevista en el despacho oficial de David Cameron en Downing Street y un banquete en el Guildhall con el duque de York.

El “premier” británico y su esposa, Samantha, recibirán al político chino el jueves en la residencia campestre en Chequers mientras que el viernes Jinping se desplazará a Manchester, donde se unirá al líder ‘tory’ en la Academia de Fútbol del Manchester City y en el Aeropuerto de Manchester.

Por otro lado, según informa hoy la BBC, coincidiendo con la llegada de Jinping, el príncipe Guillermo tiene previsto grabar un mensaje sobre el comercio ilegal de marfil para que sea emitido en la televisión estatal china. EFE