Internacional
El Reino Unido amplía el poder para cancelar pasaportes por aumento yihadismo
Internacional

El Reino Unido creará cursos de “desradicalización” y ampliará el poder para cancelar los pasaportes de jóvenes como parte de un plan del primer ministro británico, David Cameron, para combatir el extremismo islámico.

Titulado “Estrategia contra el extremismo”, el programa divulgado hoy tiene como objetivo atajar el yihadismo desde varios sectores de la sociedad, como en las universidades o en internet, además de mejorar el trabajo que hace la Policía para combatir la amenaza del terrorismo islámico, que el Gobierno considera no tiene precedentes.

Las nuevas medidas, que se añaden a otras ya puestas en marcha por el Gobierno el pasado julio, responden a la creciente preocupación de las autoridades por el aumento de jóvenes e incluso familias enteras que han viajado a Siria en el último año para unirse al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El Gobierno calcula que más 700 británicos han viajado a Siria para colaborar con el EI, de los que la mitad se estima han regresado al Reino Unido, mientras que 338 personas fueron detenidas entre 2014 y 2015 bajo la sospecha de actividades terroristas.

Como parte de la nueva estrategia, los padres de adolescentes menores de 18 años, que sospechen que sus hijos han sido víctimas de la radicalización, podrán pedir a las autoridades que cancelen sus pasaportes a fin de impedir que salgan del Reino Unido.

Hasta ahora, los padres tenían la potestad de tomar esta medida en el caso de hijos menores de 16 años, decisión que se adoptó después de que tres chicas de 15 años viajasen el pasado mes de febrero a Turquía para pasar después a Siria.

La ministra de Interior, Theresa May, dijo hoy que un “pequeño número” de padres ha solicitado cancelar este año los pasaportes de sus hijos, mientras que más de 100.000 piezas de material radical fueron halladas en internet desde 2010.

“Afrontamos una amenaza sin precedentes del extremismo. Grupos como el EI pueden transmitir a las familias sus mensajes de odio a través del internet y así vemos que jóvenes, e incluso familias enteras, viajan a Siria”, agregó May en declaraciones a la BBC.

Otra importante medida será impedir que las personas condenadas por extremismo islámico puedan trabajar con menores de edad, de la misma manera que se hace con los condenados por pederastia.

También se prohibirá que clérigos radicales puedan colgar material extremista en la red, en tanto que se ordenará el cierre de centros utilizados para apoyar ideas radicales.

“Como he dicho antes, derrocar el extremismo islámico será la lucha de nuestra generación. Es uno de los mayores problemas sociales que necesitamos superar”, dijo hoy Cameron.

“La nueva estrategia contra el extremismo es un claro ejemplo de lo que hemos elegido para sacar la ideología venenosa con resolución, determinación y el objetivo de crear un Reino Unido mejor”, añadió.

Sin embargo, el Consejo Musulmán Británico (MCB, siglas en inglés) criticó el plan por considerar que puede dar la impresión de que todos los aspectos de la vida musulmana van a ser vigilados.

“Ya sea en las mezquitas, en la educación o centros benéficos, la estrategia reforzará la percepción de que todos los aspectos de la vida musulmana deben pasar por una prueba de conformidad para demostrar su lealtad a este país”, señaló el secretario general del MCB, Shuja Shafi.

Con motivo de la divulgación de esta estrategia, Cameron resaltó hoy en un artículo escrito en el diario “The Times” que los radicales amenazan la seguridad y perjudican “la democracia multirracial y multirreligiosa”, y que “derrotar” a los “enemigos llevará tiempo, paciencia y exigirá una adaptación constante”.

“La narración extremista debe ser combatida cada día en la mesa de la cocina, en los campos universitarios, en internet (…). Esta batalla sólo se ganará con argumentos y persuasión”, añadió.

Cameron reconoció las dificultades del yihadismo porque están “bien organizados y son sofisticados” en sus métodos de actuación. EFE