Internacional
Embargo a Cuba: histórico voto en la ONU
Internacional

La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, explicó que Washington cambiaría su política de cara a la Antilla Mayor, porque “fracasó en lograr su meta de aislar a Cuba y más bien aisló a Estados Unidos”.

Samantha Power, embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas.
Por primera vez en 24 años, Estados Unidos se abstuvo en una votación de la Asamblea General de Naciones Unidas que urgió a poner fin al embargo de Washington a Cuba. La resolución fue aprobada con 191 votos a favor y abstenciones de Estados Unidos e Israel, los dos únicos países que en 2015 votaron en contra.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, saludó el cambio en la posición estadounidense, al que llamó “una señal prometedora”. “Esperamos que sea reflejado en la realidad”, dijo. “El bloqueo es injusto, inhumano, inmoral e ilegal y debe cesar en forma unilateral e incondicional”.

Resolución saluda nuevas relaciones Estados Unidos – Cuba

La Asamblea General estalló en aplausos tras el emblemático voto, y los representantes formaron fila para dar sus felicitaciones al canciller cubano. Desde 1992 La Habana presenta en Naciones Unidas el proyecto de resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

El texto apunta la “voluntad reiterada” de Obama de eliminar el embargo. De todas maneras, se espera que la abstención en las Naciones Unidas ponga a la Administración Obama ante un nuevo conflicto con el Congreso, quien tiene legalmente la llave para la eliminación del embargo.

Se considera improbable que los legisladores de ambos partidos tomen una decisión en este sentido. “Dado que los dos últimos años de normalización de relaciones no han hecho más que envalentonar al régimen a expensas del pueblo cubano, tengo toda la intención de mantener el embargo a Cuba”, aseguró por ejemplo recientemente el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan.

Desde su implementación en 1962 por el presidente John Kennedy, los daños causados por el embargo ascienden a 125.873 millones de dólares, según estimaciones de las autoridades cubanas. A pesar de todos los obstáculos por salvar, expertos afirmas que “la abstención de Estados Unids en la ONU es el principio del fin del embargo”.

JOV (dpa, telegraph)/DW