Internacional
Empresario confirma pago de sobornos a presidente de la Cámara baja de Brasil
Internacional

Un empresario que colabora en la investigación del escándalo de corrupción en la petrolera brasileña Petrobras confirmó hoy, en una sesión del Congreso, el pago de sobornos por unos 5,1 millones de dólares dirigidos al presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha.

La confesión fue hecha por el empresario Leonardo Meirelles en un interrogatorio al que fue sometido por los miembros del Consejo de Ética de la Cámara baja, órgano legislativo que abrió una investigación contra Cunha que puede costarle el cargo de presidente de los Diputados y también su escaño.

Meirelles es propietario de una casa de cambios utilizada para mover los recursos desviados de la petrolera estatal y llegó a un acuerdo con la Fiscalía para colaborar con las investigaciones a cambio de reducciones en su condena.

El empresario, en la sesión de este jueves en el Congreso, dijo tener los comprobantes bancarios de los depósitos por 5,1 millones de dólares que recibió en una empresa suya en el exterior procedente de los desvíos de Petrobras.

Agregó que recibió instrucciones para que esos recursos fueran convertidos en reales en Brasil y entregados a un mensajero que los llevaría a políticos que recibían sobornos por su complicidad en las corruptelas en Petrobras.

El empresario admitió que inicialmente no sabía a quién sería enviado el dinero pero que, en una conversación con su exsocio Alberto Yousseff, otro de los delatores en el caso Petrobras, se enteró de que los recursos habían sido entregados en su residencia en Río de Janeiro al presidente de la Cámara de Diputados.

Agregó que también fue informado de que el dinero formaba parte de 40 millones de dólares en sobornos que el empresario Julio Camargo aceptó pagar a cambio de adjudicarse un contrato de 1.200 millones de dólares para construir dos navíos de explotación de petróleo en aguas marinas para Petrobras.

Tanto Julio Camargo como Alberto Yosseff han dado la misma versión en sus declaraciones ante la Fiscalía.

El Consejo de Ética investiga si el presidente de la cámara le mintió al Congreso al declarar que no tiene cuantas bancarias en el exterior ni vínculos con las corruptelas en Petrobras.

Tal falta constituye una violación al Código de Ética de la Cámara de Diputados y, de comprobarse, puede ser sancionada hasta con la pérdida del mandato del legislador.

El empresario admitió en el interrogatorio que no sabe si Cunha tiene cuentas en el exterior y que no depositó recursos en ninguna cuenta del diputado ni en Brasil ni fuera del país.

Pese a las negativas, la Justicia de Suiza, que colabora con tribunales brasileños, ya confirmó que Cunha posee cuentas en ese país.

El legislador presentó un recurso ante el Tribunal Supremo para intentar impedir que Meirelles y otros testigos fueran interrogados por el Consejo de Ética, pero la máxima corte negó todas sus peticiones.

El presidente de los Diputados ha aprovechado su cargo para, mediante numerosos recursos y maniobras, dilatar al máximo el proceso que le abrió en octubre pasado el Consejo de Ética.

El presidente de la Cámara baja también responde en tres procesos en el Tribunal Supremo, en todos los casos por supuestos beneficios financieros obtenidos de la red de corrupción que operó en Petrobras, que según la propia petrolera se adueñó ilegalmente de 2.000 millones de dólares entre 2010 y 2014.

Como presidente de la Cámara de Diputados, Cunha aceptó a fines del año pasado iniciar los trámites para un posible juicio con miras a la destitución de la mandataria Dilma Rousseff, que avanzó esta semana con la decisión del instructor del proceso de recomendar su continuidad.

Esta semana, además, también inició los trámites para un posible juicio político similar contra el vicepresidente, Michel Temer.

Con la posible destitución del presidente y de su vicepresidente, Cunha, tercero en la línea de sucesión, asumiría la jefatura del Estado en Brasil. EFE