Internacional
Empresas del puerto de Tianjin empiezan a retomar actividad tras explosiones
Internacional

La mayoría de las empresas del área portuaria de Tianjin (norte de China), donde numerosas multinacionales tienen fábricas o almacenes, empiezan a retomar su actividad, tras las explosiones del pasado día 12, informaron hoy a Efe portavoces de varias compañías.

Aunque las plantas de algunas firmas, como la estadounidense Otis, fabricante de ascensores y escaleras mecánicas, siguen cerradas hasta que se terminen de reparar los daños, gran parte de ellas ha reabierto y trata de recuperar la normalidad.

“Según las evaluaciones iniciales, el daño en la fábrica de Otis es superficial y no afectó al equipamiento manufacturero. Estamos aún calculando su extensión y continuaremos con nuestras operaciones tan pronto como sea seguro”, dijo a Efe una portavoz de la empresa integrada en el grupo industrial United Technologies.

Ayer regresaron a sus puestos de trabajo los empleados de las tres plantas del mayor fabricante japonés de automóviles, Toyota Motor, y los de otra empresa nipona, Kyocera, que pararon la producción durante una semana para reparar los daños.

El puerto de Tianjin es el décimo del mundo en tráfico de contenedores y el más importante del norte de China, por lo que a través de él se articula buena parte de la exportación y la importación de las fábricas situadas en Pekín y sus alrededores.

Una de las principales repercusiones de las explosiones es que el puerto ha ralentizado su actividad, lo que ha afectado a la logística de las empresas y las ha obligado a buscar alternativas para sus suministros y envíos.

“Respecto a la importación de vehículos, siempre tuvimos tres puertos: Tianjin, Shanghái y Cantón. Con Tianjin cerrado, estamos encaminando las importaciones vía Shanghái y Cantón para asegurar que las entregas llegan a tiempo a clientes y distribuidores”, declararon a Efe fuentes de la filial china de Volkswagen.

La fábrica de componentes que el fabricante alemán de automóviles tiene en Tianjin no se vio afectada directamente por las explosiones, dado que se encuentra a 20 kilómetros de donde tuvieron lugar, por lo que opera con normalidad, añadieron las fuentes.

Aunque el Gobierno chino ha insistido en los últimos días en que el puerto de Tianjin funciona “con normalidad” desde el pasado viernes, muchas de las empresas allí instaladas discrepan.

“Estamos evaluando cualquier posible impacto en las operaciones de negocio de Bridgestone, debido a la ralentización en la actividad del puerto”, señaló un portavoz del fabricante de neumáticos y otros productos de caucho japonés, que también cuenta con una factoría en la ciudad china que se libró de las explosiones al estar lejos.

En una situación similar se encuentra la estadounidense Motorola, así como el grupo aeronáutico europeo Airbus, cuya planta funciona con normalidad e, incluso, entregó un avión a comienzos de semana.

“Hemos tomado medidas de precaución para proteger a los empleados de daños potenciales. Por ejemplo, hemos desplazado a trabajadores que viven cerca del área de la explosión a lugares más seguros y controlamos las informaciones sobre potenciales riesgos para la salud y el medioambiente”, indicó un representante de Airbus.

Además de Toyota y Kyocera, también tuvieron que paralizar sus actividades en sus instalaciones en Tianjin la petrolera estadounidense Chevron y el fabricante tecnológico nipón Panasonic, que volvieron a abrir sus plantas esta semana.

Antes del fin de semana, tiene previsto reanudar sus operaciones la multinacional suiza de la alimentación Nestlé.

Las deflagraciones, cuya causa aún no se ha revelado, han causado de momento 114 muertos, más de 700 heridos y 65 desaparecidos. EFE