Internacional
Expresidente Rafael Correa gastó millones de dólares para espiar a opositores
Internacional

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, espió a la sociedad civil a través de la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) de Ecuador. Periodistas, empresarios, organizaciones sociales, indígenas, tuiteros, opositores e incluso miembros del propio Gobierno de Correa, habrían sido víctimas del espionaje que realizaba el Senain con el fin de poder controlar a la sociedad.

Según revelaron medios locales, Correa tenía fichas individualizadas de todos aquellos personajes e iniciativas políticas y sociales que pudieran representar una amenaza para su Gobierno.

“Documentos internos de ese organismo demuestran que la Senain espió en la Asamblea Nacional, mantuvo bajo vigilancia el entorno (personal, familiar y de negocios) de los opositores más destacados, rutinariamente emitía informes sobre alianzas y estrategias de la oposición, provincia por provincia y pudo jugar un papel importante en la estrategia electora del movimiento PAIS durante la campaña de 2013”, señala el Diario Expreso.

Los documentos encontrados con fechas entre el año 2010 y el 2014 evidencian las averiguaciones que hacía la administración de Correa para anticiparse a lo que pudiese suceder en su contra.

De acuerdo con la publicación del diario ecuatoriano, para implementar el Centro Nacional de Inteligencia se llevaron a cabo gastos de hasta USD $44,4 millones, incluídas obras de infraestructura y compra de equipamiento de última generación para hacer seguimiento telefónico, en redes sociales o lo que fuese necesario para tener vigilada a la sociedad.

Tan solo en el 2016, agentes de inteligencia habrían monitoreado unas 335 ruedas de prensa, 943 asambleas, 328 marchas y cuatro huelgas de hambre, entre otros, que suman 2.100 actos en ese año.

“Estamos hablando de acciones de persecución, de espionaje que no solo están reñidas con la ley y los derechos de las personas, sino que afectan a la democracia”, manifestó el alcalde de Quito, Mauricio Rodas al respecto.

Por su parte, el excandidato presidencial por el movimiento CREO, Guillermo Lasso, y líder de la oposición opinó: “Me parece indignante que en una democracia se creen organismos para perseguir a los adversarios políticos del partido de Gobierno”.

Ahora, las víctimas del espionaje solicitan al actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, que el Senain sea eliminado, se desclasifiquen los documentos y se destituya al secretario, el coronel Rommy Vallejo, por su participación indebida en esa empresa ilegal.

Fuentes: El País, El Sol, Pulso, El Comercio, Expreso.

Karina Martín/PanAmPost