Internacional
Falta de documento retrasa la adjudicación de mayor mina de hierro de Bolivia
Internacional

El Gobierno boliviano retrasará la firma de un contrato con la empresa china Sinosteel Equipment & Engineering para explotar el yacimiento de hierro del Mutún, el más grande del país y ubicado cerca de la frontera con Brasil, debido a la falta de un documento requerido al Estado chino.

El ministro boliviano de Minería y Siderurgia, César Navarro, explicó hoy que para completar la licitación, Bolivia solicitó documentos que certificaran la solvencia de la empresa china, entre ellos los informes financieros auditados de 2013, 2014 y 2015, o la lista de sus últimos contratos para plantas siderúrgicas.

Sin embargo, faltó una certificación de calidad de la empresa por parte de la Administración General Estatal de Industria y Comercio de China, y el documento no llegará hasta los últimos días de febrero o primeros de marzo, indicó el ministro en una conferencia de prensa.

Navarro precisó que el embajador chino en Bolivia “no puede agilizar ninguna certificación en su país” por los festejos del año nuevo chino, y agregó que la actividad pública en el país asiático se reanuda el 15 de febrero, por lo que la certificación se emitirá en un máximo de diez días hábiles a partir de esa fecha.

“Estamos desarrollando las acciones que nos permitan tener el mayor nivel de información con el mayor nivel de credibilidad”, dijo Navarro.

El proyecto cuenta con una inversión pública de 450 millones de dólares y prevé la construcción en un plazo de 30 meses de una mina en el cerro del Mutún, que tiene unas reservas de 40.000 millones de toneladas de distintos minerales, sobre todo hierro.

De acuerdo con estos plazos, Sinosteel debería empezar a producir acero del Mutún a finales de 2018, afirmó el ministro.

La licitación con la compañía china Sinosteel contempla asimismo que la empresa entregue el proyecto “produciendo”, que el acero tenga “un nivel de competitividad internacional” y transferencia de conocimiento y tecnología.

El contrato especifica que una empresa estatal certificará la calidad del equipo, la maquinaria, la construcción y la producción y, como última cláusula, establece que Sinosteel permanecerá un año supervisando el funcionamiento de la planta una vez el proyecto esté entregado.

“Lo que no podemos es tener otra ejecución tipo Jindal”, dijo el ministro en referencia a la empresa india a la que se adjudicó el mismo proyecto en 2007 y se retiró en 2012 en medio de un pleito con el Gobierno boliviano, que acusó a la compañía de un supuesto incumplimiento de contrato.

La estatal Empresa Siderúrgica Mutún (ESM) decidió adjudicar el proyecto de explotación del Mutún a la empresa china Sinosteel el pasado 19 de enero, y sus directivos ya se encontraban en Bolivia para proceder a la firma del contrato que ahora se aplaza. EFE