Internacional
Formación de gobierno divide a los socialistas españoles
Internacional

EFE

Madrid.- Muy divididos, los socialistas españoles deciden este domingo si van a facilitar en los próximos días la formación de un nuevo Gobierno conservador que sustituya al actual, en funciones desde hace más de 300 días.

La dirección del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el llamado Comité Federal -compuesto por casi 300 miembros-, parece proclive a que una parte o todo su grupo parlamentario se abstenga en el Congreso de los Diputados, la Cámara Baja del Legislativo, ante una eventual sesión de investidura del conservador Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones y líder del Partido Popular (PP), explicó Efe.

Los partidarios de esta decisión pretenden evitar unas terceras elecciones generales en menos de un año, toda vez que los españoles acudieron a las urnas el 20 de diciembre de 2015 y el 26 de junio de 2016 sin que los responsables políticos parlamentarios llegaran a un acuerdo para investir presidente.

El PP de Rajoy ganó ambos comicios pero no logró la mayoría suficiente como para formar Gobierno, con lo que necesita que al menos once diputados socialistas se abstengan en una votación que debe celebrarse antes de que acabe este mes.

El Congreso de los Diputados está compuesto por 350 escaños y se necesitan, bien 176 votos a favor del candidato en primera votación, bien más Síes que Noes en la segunda.

El 31 de octubre es el día en que, por imperativo constitucional, habrán de disolverse las Cortes (el Parlamento bicameral) para ir a unas terceras elecciones que todos los líderes políticos prometieron evitar durante la última campaña.

Entre los socialistas hay un número indeterminado -alto en todo caso- de partidarios de mantener el “No” a Rajoy si éste se presenta ante el Parlamento para repetir al frente del Ejecutivo.

En la víspera de la crítica reunión del Comité Federal del PSOE, varios centenares de militantes se han concentrado ante la sede del partido, en Madrid, para insistir en el “No es No” a Rajoy.

Esta fue la posición que defendió el ya exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez, hasta que, por mantenerla, fue forzado a dimitir en el Comité Federal del pasado 1 de octubre y que condujo a que el partido quedara en manos de una comisión gestora.

La dimisión de Sánchez, tras una tumultuosa reunión, provocó una de las crisis más graves del histórico PSOE, que ha gobernado España 21 de los 39 años que han pasado desde que el país recuperó el sistema democrático.

Según el responsable de la comisión gestora, Javier Fernández, presidente del Principado de Asturias (región en el norte de España), este domingo sólo está previsto que el PSOE decida si opta por la abstención o por el “No” a Rajoy.

En caso de que ganara la primera opción, como parece probable, el PSOE tendrá que decidir, la semana que viene, cómo va a proceder su grupo parlamentario, de 85 diputados: si se abstienen todos, o sólo una parte, o justo los once que necesitaría Mariano Rajoy.

Esta decisión también promete ser complicada por cuanto, una vez más, hay división entre los partidarios de mantener la disciplina de voto y los que desean libertad para mantenerse en el “No”.

Para complicar aún más el proceso, algunos socialistas, entre ellos todos los de Cataluña y Baleares, ya han adelantado que votarán contra Rajoy decida lo que decida el Comité Federal.

Si se produce esa abstención, total o parcial, de los socialistas en el Parlamento, el calendario para la nueva formación de Gobierno empieza y acaba la semana próxima.

El 24 y el 25 se produciría la ronda de consultas del Rey de España en el Palacio de la Zarzuela.

Felipe VI recibiría en día y medio a todos los portavoces de los grupos parlamentarios, hasta quince.

Entre los días 26 y 29 habrían de celebrarse dos sesiones de investidura en el Congreso de los Diputados. Lo previsible es que Rajoy no obtenga la mayoría sino en la segunda porque los socialistas ya han adelantado que votarán contra él en la primera para mostrar su rechazo al programa político del Partido Popular.

El mismo día 30, cuando Felipe VI haya regresado de la Cumbre Iberoamericana de Cartagena de Indias (días 28 y 29), la presidenta del Congreso, Ana Pastor, podría comunicarle el resultado de la votación parlamentaria y Rajoy tomaría posesión como presidente del Gobierno.

Si no se forma gobierno, la Constitución española establece que se debe llamar a nuevas elecciones, que por calendario legar deberían celebrarse el 25 de diciembre. Una reforma permitiría que no se votara el día de Navidad sino el 18 de diciembre.

Militantes socialistas se manifiestan para exigir un “No” a Rajoy   

Centenares de militantes del PSOE se manifestaron este sábado frente a la sede de la formación en la capital de España para exigir que vote “No” a una posible investidura de Rajoy.

Al grito de “No es No”, exigieron que se les escuche como militantes y que no se permita que el partido se abstenga en una investidura del actual presidente del Gobierno en funciones, agregó DPA.

En las últimas elecciones del 26 de junio, repetición de las celebradas en diciembre, Rajoy logró 137 escaños de los 350 que tiene el Congreso de los Diputados, sin alcanzar la mayoría absoluta, por lo que no pudo formar Gobierno en un primer intento. Podría ahora intentarlo de nuevo y para tener éxito necesita el apoyo del partido de centroderecha Ciudadanos y lograr la abstención de al menos 11 diputados del PSOE.

Si no hay acuerdo entre los partidos para el 31 de octubre, España convocará unas nuevas elecciones, que serían las terceras que vive el país en el último año. Durante los diez últimos meses, España ha vivido con un Gobierno en funciones ante la imposibilidad de los partidos de ponerse de acuerdo.