Internacional
Gobernar sobre cenizas
Internacional

Aquel 19 de Julio del año 64 d.C el calor abrazaba la gran ciudad del Tíber. En su puerto había barcos con contenidos inflamables, pero testimonios dicen que el asunto comenzó en el mercado. Esa noche el fuego arrasó con once de catorce distritos que tenía la ciudad más grande del mundo. Roma ardió sin piedad durante cinco días.

 

Nero Claudius Caesar Germanicus, Nerón, depravado tirano que entre muchas extravagancias y perversiones se casó varias veces, una con su hermanastra y dos con efebos, fue un perseguidor activo de cristianos y emperador del Sacro Imperio Romano por catorce años consecutivos. Era sobrino de Calígula, nieto de Marco Antonio y sobrino nieto de Cesar Augusto. Su tutor político fue el filósofo Séneca, todo un linaje imperial con sabiduría, pero también es verdad que su padre biológico había sido asesino e incestuoso. A su madre Agripina se le acusó de envenenar con setas a su posterior marido, el gran constructor pero débil emperador Claudio, para que el “heredero” de 16 años ascendiera al trono. Años después ella corrió con la misma suerte pero por orden del hijo. Cargo,conspiracion.

 

El poder a toda costa

 

Eliminó a su entorno física y moralmente, obcecado por mantenerse en el trono y ser popular entre lo pobres. Ese empeño, el gran incendio y la guerra de Partía, hizo sobrevenir una crisis económica que pretendió paliar con impuestos exorbitantes en las provincias. Tras el devastador fuego entregó parte importante de las riquezas a la reconstrucción de la ciudad. Se hizo la Domus Aurea, un palacio con incrustaciones de oro, plata y marfil para sus banquetes. De allí la leyenda de que el mismo lo procuró para reconstruir Roma a su antojo y edificar teatros con su nombre rodeado de casas para los mas pobres. Esto, la pésima administración y malos proyectos acabaron con el tesoro. La escasez trajo rebeliones en todos los rincones del imperio.

 

Ese mismo año 64 Nerón había comenzado a cantar en público y se le atribuye que al momento del incendio estaba componiendo con su lira cuando realmente estaba fuera de la ciudad. Una rebelión del Senado en el año 69 lo obligó a huir de Roma por la Vía Salaria con su secretario Epafrodito quien lo apuñaló a su solicitud cuando iba a ser apresado. Casio, escribió mas de una centuria después su supuesta ultima frase “! qué artista muere conmigo!”.

 

Siempre el final

 

Su muerte fue celebrada a lo grande por nobles, políticos y la clase alta. Lo cierto es que todo ese esfuerzo por años de querer ser popular sin serlo se termina cuando le aplican la máxima pena post mortem para emperadores, la “Damnatio memoriae”, el desprecio eterno. Por supuesto no dejó de existir la leyenda que sigue a los perversos, que no están muertos sino escondidos y en un momento oportuno aparecerán.

 

Escritores del siglo IV y antes Tertuliano aseguran que por sus ordenes fueron asesinados los apóstoles Pedro y Pablo. Pero ya ustedes saben que los historiadores mas serios como Suetonio, Plutarco y otros lo escribieron entre 50 y 150 años después, con todo lo que eso significa. Es indefectible, el final de quienes toman el camino del mal es el mismo. Siempre se creen invencibles, que de cosas.

 

@mcarrillodeleon

 

Manuel Carrillo De León

Venezolano observador.
62 Artículos
mcarrillodeleon
mcarrillodeleon