Internacional
Gobierno EE.UU. alegó amenaza de muerte a Bergdahl para no informar del canje
Internacional

La Administración del presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró a los senadores que no informó al Congreso de las negociaciones para liberar a Bowe Bergdahl con antelación, porque los talibanes amenazaron con matarlo si el acuerdo se conocía antes de concretarse, según fuentes del Senado.

“Los senadores fueron informados en la sesión de ayer de que Estados Unidos obtuvo información creíble de que, si se hacía público cualquier aspecto del canje (de prisioneros), Bergdahl sería asesinado”, dijo hoy una fuente del Senado al diario digital Business Insider.

Funcionarios de inteligencia y de los Departamentos de Defensa y Estado invitaron anoche a todos los senadores a una sesión privada en la que explicaron durante más de dos horas los detalles de la operación por la que Bergdahl fue liberado a cambio del traslado a Catar de cinco reos talibanes de la prisión de Guantánamo (Cuba).

Consultado por los periodistas, un alto funcionario estadounidense confirmó la información sin llegar a utilizar la expresión “amenaza de muerte”, y subrayó que no estaba autorizado a proporcionar “detalles clasificados” de la sesión.

“Pero sí puedo decir que se les comunicó a los senadores que, independientemente del aparente deterioro en la salud de Bergdahl, teníamos indicaciones tanto específicas como generales de que la recuperación de Bergdahl, y potencialmente su vida, podrían peligrar si las negociaciones para el canje de prisioneros se divulgaban o se impedían”, afirmó el funcionario, que pidió el anonimato.

Poco antes, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, dijo a Efe que no estaba autorizada a “comentar sobre el contenido de las conversaciones con los cataríes”, en alusión al papel mediador de Catar en las negociaciones entre EE.UU. y los talibán para el canje.

“Nuestro juicio es que cada día que el sargento Bergdahl estaba preso su vida estaba en riesgo, y en el vídeo (de él) que recibimos en enero, no tenía buen aspecto”, indicó Hayden.

“Así que cuando se le presentó una oportunidad de corto plazo para rescatar al sargento Bergdahl y salvar su vida, el presidente eligió actuar”, agregó la portavoz, y recordó que el jefe del Estado mayor conjunto, Martin Dempsey, dijo esta semana que ésta “era probablemente la última y mejor oportunidad de salvarlo”.

Numerosos miembros del Congreso han expresado en los últimos días su malestar por el hecho de que el Gobierno no les informara sobre el canje al menos treinta días antes de la operación, como exige la ley.

Desde Bruselas, Obama indicó hoy que no se disculpará “en absoluto” por el acuerdo para liberar a Bergdahl, que se encontraba retenido en Afganistán desde 2009, a cambio de cinco jefes talibanes que se encontraban presos en la prisión militar de Guantánamo. EFE