Internacional
Guerra contra el ISIS agrava conflictos internos en Siria
Internacional

La guerra en Siria está escalando al compás de la intensificación de la diplomacia, pero ni la creciente intervención militar extranjera ni la reanimación de la vía política parecen capaces de poner fin a un conflicto que ya dura cuatro años y medio.

El riesgo es una guerra más feroz que enfrente a los principales aliados del presidente Bashar al Asad, Rusia e Irán, con Arabia Saudí, Turquía y EEUU, que respaldan a los rebeldes que buscan derrocar al Gobierno, destacó Reuters.

El derribo de un avión de combate ruso sobre Siria a manos de Turquía elevó la tensión, complicando un proceso político recién lanzado en Viena con el patrocinio de la ONU y que ya enfrenta grandes retos.

Militarmente, casi dos meses de bombardeos aéreos rusos, junto a ofensivas terrestres apoyadas por fuerzas iraníes y el grupo libanés Hezbollah, mejoraron la posición de Asad en el oeste sirio, pero no inclinaron la guerra de forma decisiva de su lado.

Mientras, los enemigos del presidente sirio, castigados por los bombardeos rusos, recibieron un nuevo apoyo militar, sobre todo misiles antitanque TOW de fabricación estadounidense por parte de Arabia Saudí, que los ayudaron a repeler asaltos en algunas zonas.

La causa rebelde podría recibir un impulso político si un esfuerzo liderado por los saudíes logra unificar a las dispersas fuerzas opositoras el próximo mes, una iniciativa que busca reflejar el peso de los grupos en combate.

Mientras tanto, los atentados del autoproclamado Estado Islámico (EI o ISIS) en París y el derribo de un avión comercial ruso sobre el Sinaí devolvieron la atención sobre la otra guerra que se libra en Siria: contra el grupo yihadista.

Enfrentado a los bombardeos de Francia y la intensificación de la campaña aérea rusa, ISIS está a la defensiva. Perdió terreno recientemente ante fuerzas kurdas y árabes apoyadas por EEUU, el Ejército sirio y otros rebeldes que combaten tanto a Asad como a yihadistas.

No obstante, la posibilidad de que los amigos y enemigos foráneos del mandatario sirio unan fuerzas contra el ISIS en Siria parece baja.

Progresos sobre el terreno

“El impacto político de la escalada rusa es hasta el momento más significativo que el militar”, afirmó Noah Bonsey, analista del International Crisis Group, en relación al proceso de Viena.

“No hay muchas razones para ser optimista sobre el potencial (de Viena) para lograr un avance real hacia la resolución del conflicto, pero al menos tiene a todo el mundo hablando otra vez”, comentó.

El conflicto surgido de un levantamiento contra Asad ya cobró la vida de 250.000 personas y expulsó a más de la mitad de los sirios de sus hogares. Los refugiados generados por la guerra provocaron una crisis migratoria en Europa.

Las ofensivas militares apoyadas por Rusia se centraron sobre todo en zonas del oeste cruciales para la supervivencia de Asad y donde el ISIS tiene poca o nula presencia.

El progreso más notable del ejército y sus aliados contra los rebeldes anti Asad fue en la provincia noroccidental de Latakia y el sur de Alepo, aunque los rebeldes lanzaron esta semana un contraataque en la zona. El ejército y sus aliados están intentando recapturar la autopista principal entre Damasco y Alepo, en manos de los grupos rebeldes.

 

Fuente: El Universal