Internacional
HRW acusa a las autoridades jordanas de no respetar la libertad de expresión
Internacional

Human Rights Watch (HRW) acusó hoy a las autoridades jordanas de no respetar la libertad de expresión a raíz de la condena a dos años prisión contra un profesor universitario por sus comentarios críticos en las redes sociales.

“Las declaraciones de Jordania sobre que respeta la libertad de expresión no son creíbles cuando una publicación inocua en Facebook puede mandar a alguien a la cárcel por dos años”, afirma en un comunicado la directora de HRW para Oriente Medio, Sarah Leah Whitson.

La responsable de la ONG añade que “las autoridades jordanas deben detener las acusaciones por discursos pacíficos y asegurar que el país no da marcha atrás en derechos básicos”.

HRW se refiere al caso de Iyad Qanibi, un profesor de Farmacia de la Universidad de Ciencias Aplicadas, que el pasado 7 de diciembre fue condenado a dos años de cárcel por haber “incitado” contra el Gobierno en un escrito difundido en internet, informaron entonces a Efe fuentes judiciales.

El profesor, de 40 años, fue arrestado en junio pasado después de que publicara en Facebook un artículo en el que aseguraba que Jordania estaba “aproximándose rápidamente al borde del abismo”.

Las acusaciones contra Qanibi incluyen cargos de “debilitar el régimen político en el reino o incitar a su oposición”, bajo el artículo 149 del Código Penal jordano, que lo define como cargo terrorista, informó la organización.

En Jordania, “los hombres y mujeres barbudos (religiosos) que visten con bufandas son arrestados y lanzados al suelo como parte de los ejercicios llamados a luchar contra el terrorismo, y esto coincide con la recepción del papa del Vaticano con rituales religiosos”, fue lo que escribió Oanibi en su cuenta de Facebook.

El detenido se refería con ese comentario a la visita que realizó el papa Francisco a Jordania y otros países de Oriente Medio en mayo de 2014, cuando fue recibido por las autoridades.

Qanibi es considerado uno de los ideólogos del movimiento ultraconservador salafista en Jordania, donde las autoridades controlan de cerca y persiguen a los grupos islamistas, normalmente en la oposición.

La ONG recordó que la libertad de expresión en Jordania está garantizada por la Constitución y por los acuerdos internacionales ratificados por el país.

“Los arrestos y las acusaciones por críticas pacíficas no son solo injustificables y castigan a quienes los reciben, sino que tienen un efecto más amplio y espeluznante en la libertad de expresión de la disidencia legitima”, añadió Whitson. EFE