Internacional
HRW denuncia violencia policial contra manifestantes en Burundi
Internacional

La organización Human Rights Watch (HRW) denunció hoy la “excesiva fuerza” con la que la Policía de Burundi ha reprimido las protestas ciudadanas contra la intención del presidente, Pierre Nkurunziza, de presentarse a un tercer mandato y en las que han muerto decenas de personas.

“La Policía no debería usar tácticas tan extremas contra los manifestantes ni disparar a las multitudes en las protestas”, declaró el director para África de HRW, Daniel Bekele, en un comunicado.

Entre las tácticas denunciadas por la organización figuran disparos indiscriminados a los manifestantes, y violentos golpes a éstos y a los detenidos, además de diversos daños a edificios y vehículos.

HRW apoyó su denuncia con un vídeo en el que se puede observar a policías uniformados que disparan a corta distancia e incluso por la espalda a manifestantes que huyen.

Durante las protestas, que comenzaron a finales de abril y congregaron a cientos de personas en las calles de Buyumbura, se han registrado decenas de muertos y mas de 300 heridos.

Además hubo un intento de golpe de Estado.

El detonante de estas manifestaciones fue la decisión de Nkurunziza de presentarse a un tercer mandato, algo que prohibiría la Constitución pero que fue ratificado por la Justicia del país.

“El Gobierno debería permitir a la gente expresarse con libertad y de forma pacífica, si quiere que las próximas elecciones sean creíbles”, aseveró Bekele.

El Gobierno de Burundi decidió aplazar hasta el próximo 15 de julio las elecciones presidenciales, previstas inicialmente para el 26 de junio, debido a las protestas.

Numerosas organizaciones internacionales, entre ellas la Unión Africana (UA) y la Comunidad de Estados de África del Este (EAC), han demandado insistentemente la suspensión de los comicios hasta que el país recupere la estabilidad.

En los últimos meses, cerca de 100.000 personas han huido de Burundi por miedo a la represión política y han buscado refugio en Ruanda, Tanzania y la República Democrática del Congo (RDC), según datos de la Alta Comisaría de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Fuente: EFE