Internacional
Iglesias: “Sánchez debe elegir entre Rajoy, una alternativa de izquierdas o elecciones”
Internacional

El líder de Podemos comunica al presidente en funciones que su proyecto es incompatible con el PP

Entre Podemos y el PP no existe la más mínima posibilidad de entendimiento. Este es el mensaje central que Pablo Iglesias ha trasladado en la tarde de este martes al presidente del Gobierno en funciones. El líder de Podemos, que ha llegado con casi 15 minutos de retraso a su reunión con Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados, prevista para las 17.00, acudió a esta cita como mero trámite. Iglesias reiteró su negativa rotunda a un Ejecutivo del PP y, al mismo tiempo, aprovechó para apremiar al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para que tome la iniciativa y trate de formar un Gobierno alternativo. Iglesias adelantó que si el PSOE permite con su abstención un Ejecutivo de Rajoy se le podrá considerar “un socio más o menos intenso” y Podemos asumirá el papel de “leal” de oposición. “Sánchez debe elegir entre Rajoy, una alternativa de izquierda o terceras elecciones”, advirtió. “En política no es posible una cosa y su contraria. El PSOE tiene que elegir”, enfatizó el líder de Podemos.

Iglesias también avanzó, como hizo por la mañana Albert Rivera, que Rajoy le había trasladado su intención de intentar ser investido a finales de julio y de “ponerse de acuerdo con el PSOE para que apoye de una u otra forma” su investidura. El candidato de Podemos calificó a Rajoy de prudente pero concluyó de su charla que “es consciente de que su única posibilidad de ser presidente pasa por un acuerdo con el PSOE”, constató que va a esperar a su cita bilateral de este miércoles con Sánchez “para ver qué dice” el dirigente socialista porque corrobora que “no tiene otra opción”. Y lo explicó a su manera: “Decidirse implica tener diferentes opciones pero él solo tiene una y ¿qué va a hacer?”.

Pablo Iglesias concedió incluso que en la charla “no habían profundizado en exceso” en ese sentido porque las posiciones de cada partido estaban muy claras de partida y no tenía sentido extenderse porque Podemos nunca iba a facilitar su Gobierno “ni por activa ni por pasiva”. Iglesias comentó que luego habían hablado de otras cuestiones.

El líder de Podemos advirtió así al PSOE de que si Sánchez consiente esa situación “se convertiría en poco menos que su socio” y le resultaría muy difícil explicar ese apoyo con querer ser oposición. Iglesias y Podemos reafirmaron que no van a facilitar de ninguna manera un Gobierno del PP y aún creen viable explorar la vía de un gobierno alternativo con el PSOE.

Por parte del PP se emitió como respuesta un comunicado en el que se explica que Rajoy reiteró a Iglesias sus posiciones ya conocidas y expresadas a otros portavoces políticos: “La imperiosa necesidad de evitar que se vuelvan a repetir las elecciones, la urgencia de contar con un gobierno que apruebe en agosto el techo de gasto para las administraciones e inicie los trabajos para la elaboración de los presupuestos y la conveniencia de tener un horizonte de estabilidad capaz de generar confianza dentro y fuera de España”. El documento del PP añade que Rajoy agregó la necesidad de cumplir con los compromisos europeos y hacer frente a los nuevos retos planteados como las negociaciones sobre el Brexit o el proceso de integración europeo.

El presidente en funciones y líder del PP ha constatado tras verse con Iglesias las profundas diferencias ideológicas que les separan, “pero ha agradecido su disposición al diálogo en beneficio de todos los españoles”.

“Si el señor Rajoy se hiciera de Podemos, a lo mejor nos plantearíamos nuestra relación, pero creo que eso no es posible”, bromeó ayer Iglesias en la Cadena SER. Durante la campaña electoral, los dos partidos recurrieron a la estrategia de la polarización, señalándose mutuamente como rivales directos, aunque finalmente este discurso acabó beneficiando al PP.

El candidato de Unidos Podemos insiste ahora en dejar la pelota en el tejado del PSOE y se muestra abierto a estudiar cualquier propuesta de los socialistas, lo que es una manera de descargar toda la presión sobre Sánchez. “Depende de la voluntad del POSE. Es un problema de voluntad política. Me gustaría que el PSOE adoptara una iniciativa más proactiva”, afirmó en la Cadena SER. “Si quieres ser presidente del Gobierno con 85 diputados tienes que demostrar habilidad negociadora”, opinó.

El líder de Podemos se opone tanto a un Gobierno del PP como a que Sánchez apoye, por activa y por pasiva, a Rajoy. Pretende, incluso, que el dirigente socialista mueva ficha antes de que el jefe del Ejecutivo en funciones intente recabar los apoyos necesarios. “Estamos esperando a que nos hagan alguna propuesta y la estudiaremos”, señaló la semana pasada a EL PAÍS. “Estaremos dispuestos a escuchar cualquier propuesta, no solo después de que Rajoy fracase, incluso antes. El propio programa del PSOE es una buena base para empezar”.

Esta oferta refleja el intento de no quedarse marginado en esta nueva fase de las negociaciones, en la que Podemos ha adquirido un papel secundario. Iglesias reconoce que su formación, que concurrió a las elecciones del 26-J en coalición con Izquierda Unida, corre el riesgo de diluirse en la oposición parlamentaria y convertirse en un partido más. ¿Es viable su oferta a Sánchez? Un acuerdo entre el PSOE y Podemos, que acabaron duramente enfrentados en la pasada legislatura, requeriría el respaldo de fuerzas nacionalistas catalanas y vascas, por lo que resulta improbable que Sánchez se avenga a negociar un Gobierno alternativo al PP. En este contexto, Iglesias busca perfilarse como el verdadero líder de la oposición frente al PSOE. En definitiva, el líder de Podemos intenta de nuevo una confrontación directa con el presidente del Gobierno.

El País.