Internacional
Irán: Gobierno eleva a 25 los muertos en las recientes protestas
Internacional

Los políticos de línea dura y los reformistas no se ponen de acuerdo sobre los motivos de las protestas. Los primeros culpan a agentes extranjeros, los segundos reconocen que podrían ser demandas legítimas de la gente.

Las autoridades iraníes aumentaron hoy a 25 la cifra oficial de muertos registrados durante la reciente ola de protestas contra el sistema de gobierno del país persa.

La nueva cifra, comunicada por el portavoz del Ministerio de Justicia, Gholamhussein Mohseni Edzehi, supone cinco muertos más que en el último recuento anunciado.

Sin embargo, no se dieron detalles de los nuevos fallecidos. De los 20 anteriores se había dicho que 18 eran manifestantes y que los otros dos murieron en un accidente mientras veían las protestas.

“Habíamos esperado algunos disturbios, pero no de esta dimensión”, dijo el portavoz judicial citado por la agencia de noticias Irna.

Según Edzehi, 622 personas fueron detenidas, contradiciendo así datos de diputados iraníes, que hablaron de hasta 3.000 detenciones.

Algunos manifestantes ya han sido liberados bajo fianza, dijo, sin dar sin embargo cifras concretas sobre quienes continúan en prisión.

El vicepresidente del Parlamento, Ali Motahari, criticó a las autoridades judiciales, asegurando que la cámara ha pedido en varias ocasiones información clara sobre las detenciones, sin recibirla.

“Lamentablemente en nuestro país sigue faltando la cultura de responder presuntas (legislativas)”, criticó, citado por la agencia Isna.

Otra solicitud de la fracción reformista del Parlamento de visitar a los manifestantes detenidos en la tristemente célebre prisión de Ewin, en el norte de Teherán, tampoco fue respondida, según Motahari.

Además sigue sin haber detalles sobre los casos de al menos dos manifestantes que se suicidaron en prisión.

Las protestas comenzaron el 28 de diciembre y en un principio se dirigieron contra la inflación y la política económica y exterior del Gobierno, pero acabaron dirigiéndose contra el sistema. Duraron aproximadamente una semana, sobre todo en provincias del país, aunque también llegaron a Teherán.

RRR (Dpa/Efe).DW