Internacional
Japón lucha contra el tiempo para liberar a rehenes del EI
Internacional

Japón está haciendo todo lo posible para liberar a los dos rehenes a quienes el Estado Islámico amenaza con matar a menos que el grupo extremista reciba 200 millones de dólares, dijo este miércoles el primer ministro Shinzo Abe, prometiendo nunca ceder al terrorismo.

Abe regresó a Tokio de su gira de seis días por Oriente Medio antes de lo previsto y se reunió con su gabinete.

“Estamos librando una carrera contra el tiempo, vamos a hacer todo los esfuerzos posibles y a emplear todas las vías diplomáticas que hemos desarrollado para la liberación de los dos”, dijo.

Abe añadió que estaba consultando a líderes de la región y que dio instrucciones a sus funcionarios para utilizar todos los canales diplomáticos posibles para lograr la liberación de los dos cautivos. Un convoy transportando al viceprimer ministro Yasuhide Nakayama salió de la embajada japonesa en Amán, Jordania, y la prensa jordana reportó que el diplomático se reunió con el rey Abdulá.

El Estado Islámico pidió un rescate de 200 millones de dólares en un video publicado en internet el martes. La grabación mostró a un insurgente encapuchado y blandiendo un cuchillo de pie junto a los dos rehenes arrodillados.

Abe y otros funcionarios del gobierno no han dicho directamente si Japón está considerando pagar el rescate exigido por los dos rehenes, el periodista Kenji Goto, de 47 años, y Haruna Yukawa, de 42, dueño de una empresa de seguridad.

El vocero gubernamental Yoshihide Suga confirmó que Japón cree que la amenaza es auténtica.

“El objetivo de Japón no es matar musulmanes, como afirma el grupo insurgente”, dijo Suga. “Pedimos encarecidamente que no hagan daño a los dos japoneses y los liberen de inmediato”.

Abe enfrenta a una dura elección: pagar abiertamente a los extremistas o pedir a un aliado como Estados Unidos que intente un arriesgado rescate dentro de Siria. El ejército japonés sólo actúa por defensa propia dentro del territorio nipón.

En crisis de rehenes anteriores donde hubo japoneses involucrados, al menos uno murió mientras la mayoría han sido liberados. No está claro cuántas veces Japón pagó rescate. El único caso confirmado fue en Kirguizistán en 1999.

La prensa japonesa reportó el miércoles, citando funcionarios que no dieron su nombre, que la esposa de Goto recibió un mensaje en su teléfono móvil en diciembre donde le pedían un rescate de más de 2.000 millones de yenes (17 millones de dólares).

 

EFE