Internacional
Kerry pide unidad a los iraquíes ante avance rebelde
Internacional

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, instó ayer en Bagdad a la formación de un Gobierno que represente a todos los iraquíes para frenar el avance de los insurgentes, en plena lucha contra las fuerzas gubernamentales.

 

En una visita sorpresa a la capital iraquí, Kerry analizó con el primer ministro del país, Nuri al Maliki, el control rebelde de algunas provincias y el proceso de formación del nuevo Ejecutivo, tras las elecciones legislativas del pasado 30 de abril.

 

En rueda de prensa, el jefe de la diplomacia estadounidense urgió a la creación de un nuevo gabinete que abarque a todas las fuerzas y prometió el apoyo militar de su país para luchar contra el terrorismo.

 

“Los líderes iraquíes deben moverse rápido y formar un Gobierno para tener el respaldo de la comunidad internacional”, agregó.

 

Kerry afirmó que, “cuando los chiíes, los suníes y los kurdos participen en elegir al Gobierno, Irak será más fuerte y seguro”.

 

En ese sentido, pidió que se respete la fecha del 1 de julio para que el Parlamento iraquí escoja a su presidente y posteriormente al jefe del Gobierno, a lo que, dijo, se ha comprometido Al Maliki.

 

Kerry subrayó que el apoyo estadounidense a Irak será “fuerte y sostenido” y se basará en la cooperación en inteligencia, formación militar conjunta, dotación de armas y equipos de combate y envío de consejeros militares para el ejército.

 

Por su parte, Al Maliki advirtió tras la reunión en un comunicado de la amenaza que supone el conflicto en su país para “la paz regional y mundial” y pidió a la comunidad internacional que tome en serio esta crisis.

 

Después de que la coalición chií Estado de Derecho, liderada por Al Maliki, ganase las últimas parlamentarias, el actual primer ministro está topándose con numerosos obstáculos para recabar el apoyo que necesita para lograr un tercer mandato consecutivo.

 

Durante su visita relámpago, Kerry se entrevistó también con el presidente del Parlamento, el suní Osama al Nuyaifi; el destacado clérigo chií Emar al Hakim y el titular de Asuntos Exteriores, Hoshiyar Zebari.

 

Kerry comenzó ayer una gira por Oriente Medio y Europa para abordar principalmente la situación en Irak, escenario de una ofensiva de insurgentes suníes y del yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) contra el Gobierno de Al Maliki.

 

Bagdad ha pedido a Washington que lance bombardeos aéreos contra los insurgentes, pero hasta el momento Estados Unidos se ha limitado a desplegar a 300 asesores militares, insistiendo en que esto no supone reiniciar sus operaciones de combate en Irak y que la solución al problema no pasa por una vía exclusivamente militar.

 

Hoy mismo, al menos 71 presos murieron al asaltar hombres armados el convoy en el que eran trasladados en la provincia de Babel, a unos 110 kilómetros al sur de Bagdad, en un incidente en el que perecieron también dos policías y cinco atacantes.

 

El portavoz del Ejército iraquí, Qasem Ata, informó de que cientos de soldados y civiles han sido ejecutados por los insurgentes suníes desde el comienzo de la ofensiva hace dos semanas.

 

En una rueda de prensa, Ata señaló que los extremistas degollaron y ahorcaron a estas víctimas, cuyos cuerpos fueron en ocasiones mutilados, en las provincias de Saladino, Nínive, Kirkuk y Diyala.

 

Sobre las fuerzas iraquíes pesan similares acusaciones, como las del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que informó del hallazgo de treinta detenidos que supuestamente fueron ejecutados por guardias fronterizos antes de retirarse de la zona de Al Qaem, tomada por los yihadistas y ubicada en el límite entre Irak y Siria.

 

Las autoridades iraquíes y los insurgentes reivindicaron hoy tener el control de dos nuevos puestos fronterizos en disputa: el de Al Walid, junto a Siria, y el de Trebil, con Jordania.

 

De confirmarse la pérdida de estos puestos por parte del Ejército, todos los pasos que unen Irak con Siria y Jordania estarían en manos de los extremistas, dispuestos a crear un emirato en la región.

 

EFE