Internacional
La CE centra su respuesta a los ataques de París en el control de armas
Internacional

La Comisión Europea (CE) propuso hoy las primeras medidas tras los atentados de París centradas en el control de armas como los kaláshnikov que utilizaron los terroristas, al tiempo que defendió la supervivencia de Schengen.

El Ejecutivo comunitario presentó un reglamento, que entrará en vigor en el plazo de tres meses, dirigido a garantizar que todos los Estados miembros siguen el mismo procedimiento a la hora de desactivar las armas de fuego, de manera que no puedan volver a ser utilizadas.

En segundo lugar puso sobre la mesa una directiva, que aún tiene que ser aprobada por el Consejo de la Unión Europea (UE) y el Parlamento Europeo, dirigida a modificar la categoría en la que se incluyen por ejemplo los fusiles kaláshnikov, actualmente dentro de las armas semiautomáticas, para que sean considerados “armas militares”.

Este cambio dificultará su compra por parte de personas que dispongan de licencias de caza, que ahora tienen un acceso relativamente fácil a las armas semiautomáticas.

Bruselas trabaja ya sobre otras medidas para coordinar las medidas a escala europea y prevé celebrar el próximo 3 de diciembre una conferencia con las empresas más importantes de internet, como Google, sobre la lucha contra la radicalización en la red.

“No solo han atacado a Francia en sus valores, sino a Europa en su conjunto y por eso una respuesta conjunta es el único camino”, señaló en rueda de prensa el comisario europeo de Interior, Dimitris Avramopoulos.

El comisario pidió que los ataques de París no sirvan para cuestionar las medidas que ha tomado la UE para acoger a refugiados, al tiempo que defendió la supervivencia del área sin fronteras interiores de Schengen, a la que se refirió como “uno de los mayores logros de la integración europea”.

“En tiempos como estos necesitamos levantarnos con una sola voz contra el populismo y la xenofobia”, sostuvo, y recalcó que “los que perpetraron los atentados de París no son refugiados”.

Avramopoulos reconoció, no obstante, que el sistema de información de Schengen no funciona lo bien que debería, por lo que la CE prevé presentar su revisión, pero negó que Bruselas vaya a abrir un debate sobre el futuro del espacio de libre circulación.

“Schengen no es el problema. Si hacemos un uso completo de todas las herramientas que nos da, nuestras fronteras exteriores estarán mejor protegidas”, aseguró.

El comisario incidió, por otro lado, en la necesidad de avanzar antes de finales de año en la creación de un registro europeo de datos de pasajeros aéreos, en el refuerzo de los controles en la fronteras exteriores y en el aumento de la coordinación para luchar contra el terrorismo a escala comunitaria.

La directiva propuesta por la CE sobre las armas de fuego pretende endurecer las normas ya existentes en la Unión y, entre otras, prohibir la posesión de ciertas armas semiautomáticas y dificultar su adquisición a través de internet.

Bruselas también sugiere que haya reglas más estrictas para permitir el seguimiento de estas armas, así como potenciar el intercambio de información entre Estados miembros.

Si las propuesta sale adelante tal y como propone la Comisión, habrá además criterios comunes más duros para los sistemas de alerta y la circulación de armas ya desactivadas.

El Ejecutivo de la UE prepara en paralelo un plan de acción contra el tráfico ilegal de armas y explosivos, en el que se incluirán cuestiones como las compras en el mercado negro, el control de armas ilegales y la lucha contra el crimen organizado.

El tráfico de armas es competencia de los gobiernos nacionales de la UE, pero la Comisión cree que, dada la dimensión transfronteriza del terrorismo, se necesita una cooperación reforzada de los servicios de inteligencia y de las policías nacionales.

“Los recientes ataques terroristas a los ciudadanos y valores europeos fueron coordinados de manera transfronteriza, lo que muestra que tenemos que trabajar juntos para prevenir estas amenazas”, señaló hoy el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker.

El siguiente paso a escala europea tras los atentados de París lo darán los ministros de Interior de la Unión Europea, que se reúnen de manera extraordinaria el próximo viernes en Bruselas. EFE