Internacional
La cúpula de Podemos, desconcertada, asegura desconocer qué ha ocurrido
Internacional

“Se han vertido en la ejecutiva muchas opiniones. Una cosa y la contraria”, afirma Echenique

La dirección de Podemos está desconcertada y asegura que no sabe qué ha ocurrido. Tras una reunión de más de dos horas, la ejecutiva de la formación ha convenido encargar estudios demoscópicos para analizar el fiasco del 26-J y determinar por qué la alianza con Izquierda Unida no ha funcionado en las urnas. No ha habido acuerdo en torno a los errores. “Se han vertido en la ejecutiva muchas opiniones. Una cosa y la contraria”, ha señalado este lunes Pablo Echenique, encargado de comparecer para valorar los resultados de las elecciones, en las que la coalición de Pablo Iglesias y Alberto Garzón logró 71 diputados y se dejó por el camino 1,2 millones de votos respecto a los apoyos obtenidos el 20 de diciembre.

Lo único que ha quedado claro, según el secretario de Organización, es que Podemos afirma que no se arrepiente de no haber permitido el pasado mes de marzo un Gobierno de Pedro Sánchez y que descarta apoyar el pacto entre el PSOE y Ciudadanos; que la alianza con la federación de izquierdas no tenía una finalidad electoral; y que la estrategia de campaña, cuyo director fue Íñigo Errejón, fue “consensuada por toda la ejecutiva”.

“Hemos decidido analizar demográficamente el resultado y, a partir de eso, hacer un análisis riguroso, un poco con el estilo científico que me gusta a mí. En este momento, nadie sabe por qué el resultado no ha sido el que daban las encuestas. Y nosotros tampoco”, ha sostenido Echenique, quien ha reconocido, al igual que hicieron el domingo el candidato y su número dos, que no están satisfechos con el resultado. “Aspirábamos a más para empezar a construir un país mejor. Esa es la primera valoración”, ha reconocido. “Por supuesto que somos autocríticos”, ha considerado. “Las opiniones sin datos no dejan de ser opiniones. Todos sabemos que los motivos se construyen a posteriori. Vamos a escuchar muchas opiniones no basadas en datos. Nuestras opiniones tienen que tener más elementos para ser válidas”, ha proseguido el dirigente aragonés.

Echenique ha defendido la confluencia con IU que él y el secretario de Organización de esa federación, Adolfo Barrena, negociaron en mayo. “El acuerdo no lo valoramos desde el punto de vista táctico y electoral”, ha asegurado. También ha mantenido que en la reunión “nadie ha manifestado ningún tipo de cambio en la ejecutiva” como consecuencia del mal resultado. Ha insistido el secretario de Organización en que todo, tanto la coalición con IU como el diseño de la campaña, estaba consensuado por el máximo órgano de dirección. No ha querido atribuir, por tanto, responsabilidades particulares.

“Tender la mano”
Iglesias, que hoy ha rebajado su presencia pública, se ha limitado a señalar a un grupo de periodistas al salir de la reunión: “Vamos a tender la mano a todas las fuerzas, especialmente a la progresistas”. Anoche le envió un mensaje a Pedro Sánchez, pero este aún no le ha contestado. Podemos, que centró su campaña en la oferta de un Gobierno de coalición con el PSOE, no ha aparcado ese mensaje, pero es consciente de que la iniciativa le debe corresponder a otras formaciones.

Quedan por contestar, de momento, estas y otras preguntas: ¿cómo influyó en el resultado final la actitud de Iglesias y la estrategia de negociación con el PSOE en la pasada legislatura? ¿La alianza con IU sirvió para frenar una caída todavía más drástica? ¿Quién tenía razón? ¿Iglesias? ¿Errejón? ¿Cómo influyó el Brexit? ¿Por qué no supo Podemos rebajar el discurso del miedo esgrimido por sus adversarios? ¿Hacia dónde se dirige ahora la formación?

El País.