Internacional
La economía de EE.UU. se frena y la Reserva Federal hace lo mismo
Internacional

La economía estadounidense registró su menor crecimiento en el primer trimestre de 2016 en dos años, una tasa anualizada del 0,5 %, lo que agrega munición a los defensores de que la Reserva Federal (Fed) aumente su cautela a la hora de avanzar en el ajuste monetario anunciado.

En plena campaña electoral, en la que la economía se ha vuelto a convertir en uno de los principales elementos de la agenda política, los datos de comienzos de año arrojan dudas sobre la evolución de la primera economía mundial.

Las señales son confusas y ambiguas, lo que permite que, tanto desde el bando republicano como demócrata, se utilicen indicadores para defender sus propuestas.

Desde el Gobierno del presidente, Barack Obama, se apunta al cuadro general y al contraste respecto a la herencia recibida en 2009, con el país hundido en la mayor crisis en más de ocho décadas.

Actualmente, la tasa de desempleo (5 % ) es la mitad de la que existía cuando Obama llegó a la Casa Blanca en 2009; y en los últimos cuatro años la economía ha crecido a un ritmo anual por encima del 2 %.

Precisamente, la Fed, capitaneada por Janet Yellen, ha iniciado el ajuste monetario, y en diciembre pasado elevó por primera vez en casi una década los tipos de interés hasta entre el 0,25 % y el 0,50 %.

La consolidación de la recuperación y la robusta creación de empleo fueron los argumentos para el inicio del encarecimiento del precio del dinero, indicador de que los favorables vientos económicos volvían a soplar.

En los meses recientes, las perspectivas se han enfriado, y la Fed ha pasado de pronosticar cuatro alzas de tipos en 2016 a un máximo de dos, ante la desaceleración doméstica y las sombras que proyecta la transición económica en China.

Esta semana, el banco central reiteraba la cautela en su reunión sobre política monetaria y constataba una cierta ralentización en EEUU.

Muchos analistas critican que el agresivo estímulo monetario aplicado por la Fed desde 2008 ha alimentado una burbuja financiera y sembrado las bases de un despegue inflacionario en el mediano plazo.

Por ello, todas las miradas están ahora situadas en la reunión del banco central del próximo 14 y 15 de junio, y la posterior rueda de prensa de Yellen, para vislumbrar el futuro curso económico y monetario de EEUU.

Fuente: EFE