Internacional
La economía ecuatoriana es ahora el gran desafío para el gobierno de Lenín Moreno
Internacional

Leticia Núñez (ALN).- Un informe de la Corporación de Estudios para el Desarrollo de Ecuador sostiene que el amplio triunfo del ‘sí’ en la consulta popular permite a los ecuatorianos mirar el futuro del país “sin peligro para el régimen democrático”, pero advierte que estos resultados por sí solos están lejos de generar la anhelada reactivación de la economía. Por eso, piden al presidente Moreno que, “sin dilación”, tome medidas para crecer y generar fuentes de empleo.

Ecuador cerró el paso al expresidente Rafael Correa en la consulta popular celebrada el pasado 4 de febrero. Los ecuatorianos votaron ‘sí’ a las siete preguntas planteadas por el presidente, Lenín Moreno, y lo hicieron con un apoyo promedio del 68%. Algo que la Corporación de Estudios para el Desarrollo de Ecuador (Cordes) interpreta como “la voluntad de una amplia mayoría de los ciudadanos por empezar a recuperar la institucionalidad que fue devastada en los 10 años y medio de gobierno de Correa”.

Para la institución, la amplia victoria del ‘sí’ “bien puede representar un espaldarazo para el Gobierno” y, además, “permite que los ecuatorianos miren el futuro del país sin el peligro para el régimen democrático que implicaba la reelección indefinida”. No obstante, advierten que este “triunfo no debe ser interpretado como un cheque en blanco”. El presidente Moreno, dicen, debe centrar su atención en la economía. Y debe hacerlo ahora, “sin más dilaciones”.

En su opinión, el Gobierno tiene que hacer “un diagnóstico acertado sobre la compleja situación económica que atraviesa el país y tomar medidas que realmente permitan enfrentarla” porque los resultados de la consulta popular por sí solos “están lejos de generar la tan anhelada reactivación”.

Según Cordes, los problemas de Ecuador no se limitan a la crisis fiscal, sino que también se refieren a la pérdida de competitividad y a un crecimiento que, “además de no generar empleo, depende en gran medida del gasto público, que a su vez se ha venido financiando con nueva deuda”.

“En materia económica, el manejo sigue siendo el mismo que en el Gobierno anterior”, dice Cordes
Tras una caída del 1,5% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2016, en 2017 la economía ecuatoriana creció 1,5%, según estimaciones del Banco Centraldel país. Pese a la mejora, uno de los sectores que nuevamente presentó cifras negativas fue el de la construcción. En este sentido, desde Cordes señalan que si la construcción llegó a mostrar tasas de crecimiento superiores al 10% es porque en los años de bonanza hubo una inyección “masiva” de los recursos manejados por el Estado. Después, dicha bonanza se vino abajo cuando el Gobierno se vio obligado a recortar el nivel de gasto.

Además, la meta de reducir la brecha fiscal no se cumplió. El déficit fiscal de Ecuador cerró 2017 en 5.838 millones de dólares, es decir, 43% más que en 2016, según publicó el periódico El Comercio

Para cubrir este hueco en las finanzas públicas, el Gobierno ecuatoriano tuvo que buscar financiación en el exterior. Esto incidió en un aumento de los niveles de endeudamiento público. Hasta noviembre, el saldo de la deuda total del país era de 46.554 millones de dólares frente a los 38.136 millones de dólares de 2016.

 

“La institucionalidad fue devastada en los 10 años y medio de gobierno de Correa”, según Cordes / Flickr: Cancillería Ecuador

De hecho, el pasado 18 de enero el Ministerio ecuatoriano de Economía y Finanzas informó que realizó una emisión de 3.000 millones de dólares en bonos soberanos en el mercado internacional de capitales, a 10 años de plazo y con una tasa de interés del 7,87%.

Por eso, Cordes pide a Moreno que se enfrente a los problemas económicos y que lo haga ya. “Con la convocatoria a la consulta popular, el Gobierno dio un paso importante en el largo camino hacia la reinstauración institucional (siempre y cuando el presidente no quiera copar el Consejo de Participación Ciudadana). En materia económica, sin embargo, el manejo sigue siendo el mismo que en el Gobierno anterior, prueba de lo cual son las emisiones de bonos soberanos por 7.500 millones de dólares en apenas ocho meses de gestión para poder mantener un gasto público que tarde o temprano, y ojalá de manera ordenada y gradual, deberá ajustarse”, dice la institución.

Así pues, desde Cordes esperan que el presidente de Ecuador haga “las necesarias correcciones en el manejo económico que permitan alcanzar un crecimiento sostenible y que genere fuentes de empleo”

Al Navio