Internacional
La financiación de la cohesión social en Latinoamérica, a debate en Madrid
Internacional

Representantes de gobiernos e instituciones de la Unión Europea y Latinoamérica debatieron hoy en Madrid acerca de cómo financiar los servicios que favorecen la cohesión social y cómo hacerla más homogénea en los países de cada uno de sus bloques, diversos en su desarrollo.

El debate tuvo lugar en el marco del Programa EUROsociAL, un instrumento puesto en marcha por la Comisión Europea en 2005 que favorece el diálogo político y la cohesión social.

Y el escenario fue la Casa de América de Madrid, donde comenzó una discusión que se extenderá hasta el jueves próximo.

Los intervinientes partieron de la premisa de que la cohesión social presenta niveles diferentes tanto en cada uno de los Estados de Europa como en los de América Latina y se preguntaron de qué manera acortar esa brecha y, asimismo, cómo pagar la factura.

La excomisaria europea Benita Ferrero-Waldner, actual presidenta de la Fundación UE-LAC, puso sobre la mesa la cuestión de la financiación de la cohesión social y la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, hizo hincapié en que “las políticas que seguimos en la pasada década para fomentarla ya no van a servir en los próximos veinte años”.

Un factor relevante, según Grynspan, es el alto índice de economía sumergida o informal de la región, lo que resta rendimientos para financiar las políticas sociales.

A ese respecto, el ministro de Acción Social de Paraguay, Héctor Cárdenas, abogó por una regulación del mercado laboral que dé salida al empleo sumergido o informal y genere recursos a los Estados que utilizar en políticas públicas.

La ministra de Trabajo y Políticas Sociales de Eslovenia, Anja Kopac Mrak, dijo que en Europa hay varios modelos de Estado de Bienestar y se preguntó cómo fijar estándares comunes mínimos, al tiempo que vinculó los impuestos a los derechos de los ciudadanos y que éstos tengan “trabajos dignos”.

Para la ministra de Planificación de Costa Rica, Olga Marta Sánchez, es importante que el Estado ponga las condiciones no sólo para el crecimiento, sino también para la distribución de la riqueza.

Otros participantes extendieron el debate a factores como la promoción de la justicia y la seguridad pública, que, en su opinión, facilitan la cohesión tanto como la educación o la sanidad.

La fiscal general de Guatemala, Thelma Esperanza Aldana, reconoció que durante años hubo en su país tolerancia hacia la corrupción, pero ahora esa situación ha cambiado, en especial de la mano de los jóvenes, aunque lamentó que el Gobierno dificulte la labor del ministerio público, que carece – argumentó – de recursos adecuados y presencia suficiente en el territorio.

Por su parte, el ministro salvadoreño de Justicia, Benito Lara, apuntó la importancia de construir una política de Estado de seguridad pública y de “robustecer” su presencia en el territorio, acompañada de una estrategia de prevención y control del delito, de reinserción y apoyo a las víctimas.

Desde México, la presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Ximena Puente, se mostró a favor de medidas para que los ciudadanos recuperen la confianza en las instituciones y, para ello, subrayó la importancia de la transparencia en la rendición de cuentas. EFE