Internacional
La Fiscalía rumana pide que se enjuicie ya al primer ministro por corrupción
Internacional

La Fiscalía anticorrupción rumana anunció hoy que ha presentado oficialmente ante un tribunal los cargos de corrupción contra el primer ministro, Victor Ponta, para que se inicie ya el juicio contra él.

“Los fiscales de la Dirección Nacional de Anticorrupción (DNA) acusan a Victor Ponta de falsedad documental bajo su firma privada (17 infracciones), complicidad por evasión fiscal de forma continuada y blanqueo de dinero”, señaló la Fiscalía en un comunicado.

Con este paso, la Fiscalía concluye su investigación y solicita que se inicie el juicio contra el político socialdemócrata, el primer jefe de Gobierno que es acusado en Rumanía de corrupción.

Ponta fue imputado el pasado mes de julio por delitos de fraude, evasión fiscal y lavado de dinero cometidos supuestamente entre 2007 y 2011, cuando era diputado del Parlamento rumano y trabajaba de abogado junto a su amigo, y luego ministro, Dan Sova, que fue imputado a su vez en 2014.

La Fiscalía asegura que Ponta recibió del bufete de Sova unos 50.000 euros en 2011, el año antes de ser elegido primer ministro.

La acusación sostiene que para justificar esos ingresos, Ponta emitió facturas falsas con fecha de 2007 y 2008 por supuestos trabajos de asesoría legal para el bufete de Sova para dos empresas energéticas.

Ponta, que insiste en su inocencia, expresó ayer a través de la red social Facebook que desea terminar su mandato como primer ministro y que luego dejará a otros que ocupen altos cargos.

“En 2016, probablemente, presentaré mi candidatura al lado del equipo con el que he trabajado en los últimos 15 años en la provincia de Gorj para el cargo de diputado”, indicó Ponta, él mismo un antiguo fiscal.

Añadió que “no le interesan” otros cargos del Estado. “Creo que un periodo en el que no esté en primera línea, en el que aprenda de las cosas buenas y de mis errores, me vendrá bien.”

La investigación contra Ponta arrancó en junio pero quedó bloqueada ante la negativa del Parlamento, donde el Partido Socialdemócrata y sus socios tienen mayoría, de levantarle la inmunidad. EFE