Internacional
La hambruna, “a punto” de causar una “catástrofe” en Sudán del Sur, según ONU
Internacional

La ONU ha advertido hoy de que casi cuatro millones de personas están amenazadas por la hambruna en Sudán del Sur y de que 30.000 podrían morir de inanición, debido a la situación en algunas partes del país donde, asegura, podría desencadenarse una catástrofe.

“El hambre extrema está empujando al pueblo al borde de una catástrofe en partes de Sudan del Sur” aseguraron tres agencias de la ONU en un comunicado en el que indicaron que 3.900.000 sursudaneses se enfrentan a una “inseguridad alimentaria severa”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el fondo de la ONU para los niños (Unicef) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han insistido en que “al menos 30.000 personas están viviendo en condiciones extremas y se enfrentan a la inanición y la muerte” en el Estado de Unidad (norte).

Las tres agencias pidieron al Gobierno y a los rebeldes, que se enfrentan desde hace dos años, que garanticen “urgentemente y sin restricciones” el acceso a esta región sursudanesa para intentar paliar esta situación.

Sostienen que por primera vez en dos años, desde que estalló la guerra civil en el país, una región del país alcanza este nivel de degradación.

Según el índice “Clasificación Integrada de las Fases de Seguridad Alimentaria”, que mide los distintos grados y riegos de hambruna, parte de la población se encuentra en la fase más grave, la cinco, calificada de “catástrofe”.

Para el director del PMA en el Sur de Sudán, Joyce Luma, la deteriorada situación en el sur del Estado de Unidad, “donde la gente está a punto de una catástrofe, puede evitarse”.

El Gobierno y los rebeldes sursudaneses alcanzaron en agosto un frágil acuerdo de paz, después de casi dos años de un conflicto que estalló en diciembre de 2013 tras las acusaciones del presidente Slava Kiir (de etnia “dinka”) contra el vicepresidente Riek Machar (de la etnia rival “nuer”) de haber orquestado un golpe de Estado. EFE