Internacional
La ignorancia del papa Francisco sobre el gran legado libertario de la Iglesia
Internacional

Por Jeffrey A. Tucker

Es un hecho grandioso que el papa se refiera al libertarismo por su nombre. Es aún más interesante que mi editor en español crea que el papa, en un trabajo académico, estaba atacando el lenguaje utilizado por mí en particular, aunque sin citarme.

En un pasaje, el papa dice que el libertarismo “engañosamente propone una ‘hermosa vida’.” La segunda edición de mi libro Una bella anarquía acaba de salir en español (lengua materna del papa), con ventas sólidas. No es una exageración sugerir que mi libro haya sido su blanco, pero eso lo decidirá el lector (usted puede descargar la versión en inglés aquí).

Cuando la Iglesia anatematizó [censuró] los puntos de vista en la Edad Media, los papas se cuidaron específicamente de citar las obras en cuestión, para no crear confusión sobre las opiniones condenadas (véase el Catecismo del Concilio de Trento, por ejemplo). Ya no es así. Se nos deja para adivinar la identidad del interlocutor, y el papa está así libre para descarrilar.

Por otra parte, sólo deseo que la crítica del papa tuviera algún contenido sustantivo a tratar. Los libertarios están siempre listos para un buen desafío. Lamentablemente, la declaración en su mayor parte equivale a la caricatura.

Aquí está el contexto completo de lo que dijo el papa Francisco:

Por último, no puedo dejar de mencionar los graves riesgos asociados con la invasión, en los niveles más altos de la cultura y la educación, tanto en las universidades como en las escuelas, de las posiciones del individualismo libertario. Una característica común de este paradigma falaz es que minimiza el bien común, es decir, el vivir bien, la vida buena, en el marco comunitario, y exaltar un ideal egoísta que engañosamente invierte las palabras y propone la buena vida.

Si el individualismo afirma que es sólo el individuo el que da valor a las cosas y a las relaciones interpersonales y por lo tanto, solamente el individuo decido lo que es bueno y lo que es malo, el libertarismo, hoy tan de moda, predica que para fundar la libertad y la responsabilidad individual se debe recurrir a la idea de autocausalidad. Así, el individualismo libertario niega la validez del bien común, ya que por un lado presupone que la idea misma de común implique la constricción de al menos algunos individuos, por otro que la noción de bien prive a la libertad de su esencia.

La radicalización del individualismo en términos libertarios, y por lo tanto anti-sociales, conduce a la conclusión de que cada uno tiene el “derecho” de expandirse hasta donde su potencia se lo permita incluso al precio de la exclusión y la marginación de la mayoría más vulnerable. Ya que restringirían la libertad, los lazos, serían lo que necesita ser disuelto, equiparando erróneamente el concepto de lazo al de vínculo, se termina por confundir los condicionamientos de la libertad – los vínculos – con la esencia de la libertad realizada, es decir, los lazos o las relaciones con los bienes, precisamente, desde los familiares a los interpersonales , de aquellos de los excluídos y los marginados a los del bien común, y en última instancia a Dios.
Una ideología que afirma estas cosas sería terrible. Es difícil imaginar que tal ideología pueda llegar a estar “de moda”. Pero, por supuesto, el Papa sólo se resiste a reclamar esas cosas porque define el libertarianismo de una manera que hace que sea increíblemente fácil atacar, lo cual es un claro indicador de que la posición opuesta ha sido mal interpretada.

Y lo cierto es que lo que el Papa afirma que los libertarios creen no sólo es falso, si no que en algunos aspectos, es en realidad lo contrario de lo que creen los libertarios.

Permítanme ofrecer mi propia definición de libertarianismo. Es la teoría política donde la libertad y la paz sirven mejor al bien común que la violencia y el control estatal, sugiriendo así una regla normativa: las sociedades y los individuos deben realizar sus asociaciones y relaciones comerciales sin molestias siempre que no amenacen a otros.

Lea más: PanAm Podcast: ¿es posible un feminismo individualista y libertario?
Estoy casi seguro de que la mayoría de los pensadores de la tradición liberal estarían contentos con esa definición.

¿Es esa visión extraña o exótica, peligrosa o radical, al punto de que el surgimiento de tales pensamientos realmente constituyen una peligrosa invasión de la cultura?

No lo creo. Tomás de Aquino, por ejemplo, escribió esencialmente esto en la Summa Theologica (2, 96: 2):

Por eso las leyes humanas no prohíben todos los vicios de los cuales se abstienen los virtuosos, sino sólo los vicios más graves, de los cuales es posible que la mayoría se abstenga; y sobre todo los que son dañinos para los demás, sin la prohibición que la sociedad humana no podría mantenerse: así, la ley humana prohíbe el asesinato, el robo y similares.

El Summa fue escrito en el siglo XIII. Su postura de limitar el Estado y su defensa de la libertad humana (por muy inconsistente que sea) marcaron el comienzo de una nueva era en la filosofía, el derecho y la teología. Señalaba la salida del período feudal hacia el surgimiento del mundo moderno. Las ideas que ahora se llaman “libertarias” fueron elementos esenciales de la evolución política que tuvo lugar durante los siguientes 600 años.

El libertarianismo no es una visión arcana, peculiar, excéntrica de la política. Es una destilación de la sabiduría de una poderosa tradición que abarca las experiencias de muchas culturas y el más alto pensamiento de los pensadores más serios desde finales de la Edad Media hasta el presente.

¿Qué hay en una palabra?

Parte del problema es la palabra misma: “libertarianismo”. Parece un neologismo que señala una nueva invención de las últimas décadas, una exótica ideología política con extrañas doctrinas y afirmaciones, algo que llevaría algún tiempo estudiar y comprender. Como con cualquier gran tradición intelectual, es fácil aprovechar un pensador, declaración, libro o publicación en Internet, y caricaturizar el todo. Mientras que eso suceda, los críticos tienen la ventaja: pueden crear cualquier descripción terrorífica que quieran y parecerá creíble.

De hecho, el término “libertarianismo” era un uso de la posguerra que se hizo necesario porque el término liberalismo parecía haberse corrompido. Esa generación se liberó de la palabra liberalismo, aunque sólo para distinguir lo que creían de lo que creían los partidarios del poder estatal.

En 1995, Dean Russell fue uno de los primeros en sugerir el reemplazo, un nuevo sinónimo:

Muchos de nosotros nos llamamos “liberales”. Y es cierto que la palabra “liberal” describió una vez a las personas que respetaban al individuo y temían el colectivismo obligatorio. Pero los izquierdistas han corrompido ese término, que antes era un orgullo, para identificarse ellos y su programa de más control gubernamental sobre la propiedad y las personas. Como resultado, aquellos que creemos en la libertad debemos explicar que cuando nos llamamos liberales, nos referimos a los liberales en el sentido clásico que no se ha corrompido. En el mejor de los casos, esto es incómodo y está sujeto a malentendidos. He aquí una sugerencia: aquellos que amamos la libertad le damos nuestro propio uso a la palabra buena y honorable “libertaria”.

Un problema imprevisto con esta estrategia lingüística fue que, inadvertidamente, separó el nuevo libertarianismo de su larga y gran tradición liberal. Así que seamos claros: cuando hablamos de libertarismo estamos hablando del sucesor y la encarnación viviente del liberalismo en la tradición clásica. Entendido de esta manera, no parece tan extraño.

La Iglesia y el Liberalismo

El final de la esclavitud fue quizás el mayor triunfo del liberalismo antes del siglo XX.
No sólo eso: el papel del catolicismo en la historia moderna ha sido servir como un benefactor de la causa liberal. Desde la época de Santo Tomás y de sus sucesores, la Iglesia Católica comenzó un largo movimiento de sus tendencias constantinianas en el primer milenio, dejando de lado la aspiración de unificar la Iglesia y el Estado y hacia un vínculo con la emergente tradición liberal. Ocurrió primero en los ámbitos de la banca, cuando la Iglesia sirvió como defensor de la causa bancaria Medici contra las fuerzas reaccionarias que trataron de detener el amanecer de la vida comercial moderna. Libertó su gobierno contra la usura, por ejemplo, y defendió los derechos de propiedad y comercio entre las naciones.

El final de la esclavitud fue quizás el mayor triunfo del liberalismo antes del siglo XX, y aquí la Iglesia Católica fue una fuerza para los derechos humanos y la justicia mucho antes de que otros se sumaron.

Los escritos de Bartolomé de las Casas de 1547, por ejemplo, siguen inspirando su pasión moral contra las atrocidades contra los derechos humanos perpetradas por muchos Estados. Ninguno de los antiguos filósofos se atrevió a imaginar un mundo de igualdad universal para todas las personas, pero la Iglesia Católica lo hizo, basándose en la convicción de que todos los individuos son hechos a imagen y semejanza de Dios y merecen, por tanto, ciertos derechos.

La tradición escolástica tardía del pensamiento social católico, centrada en España, ha sido frecuentemente atribuida al nacimiento de la propia ciencia económica. Esto se debía a que estos eruditos no eran sólo idealistas morales; eran hombres prácticos que trataban de comprender cómo funciona el mundo real, todo ello en aras de la comprensión de cómo la gente puede tener una vida mejor. Descubrieron gradualmente que los intereses del individuo y el bien común no estaban en conflicto, sino que ambos podían realizarse a través de la liberalización de todas las esferas de la sociedad.

La Iglesia -como institución internacional que representa los intereses estables de ningún Estado en particular- sirvió como baluarte contra el poder indiscutible de los príncipes.
La Iglesia Católica en estos años fue una fuerza de progreso para dar voz al surgimiento de los derechos de las mujeres. Esta es una historia complicada, con altos y bajos, pero esta mecánica de pensamiento se extendió desde la alta consideración que se le dio a la madre de Jesús poco a poco para venir a defender una visión de las mujeres muy diferente a la que había en la antigüedad. Aún hoy, la Iglesia exalta a cuatro mujeres como Doctores de la Iglesia.

Después de la Reforma y el surgimiento del nacionalismo, la Iglesia -como una institución internacional que no representa los intereses estables de ningún Estado en particular- sirvió como baluarte contra el poder indiscutible de los príncipes y para la visión agustiniana de que ningún líder estatal puede desplazar a la autoridad De Dios y que “una ley injusta no es ninguna ley en absoluto” – una declaración citada por Santo Tomás y más tarde por Martin Luther King, Jr. en su carta desde la cárcel de Birmingham.

Oposición católica al estatismo

En otras palabras, el ethos largo del catolicismo ha sido favorecer exactamente lo que el Papa acaba de denunciar: la opinión de que una presunción de libertad sobre la coerción debe ser la norma dominante en la vida política.

Es por esta razón que la Iglesia Católica se posicionó contra el socialismo desde que surgió la idea en el mundo moderno. En 1878, el Papa León XIII escribió en Quod Apostolici Muneris, cuarenta años antes de la revolución bolchevique, que los socialistas estaban conspirando para “no dejar nada intacto o entero que por leyes humanas y divinas se haya decretado sabiamente para la salud y la belleza de la vida”.

Sobre todo, escribió, los socialistas estaban equivocados al “atentar contra el derecho de propiedad sancionado por la ley natural; y por un esquema de maldad horrible, mientras que parecen deseosos de cuidar las necesidades y satisfacer los deseos de todos los hombres, se esfuerzan por agarrar y mantener en común lo que se ha adquirido, ya sea por título de legítima herencia, o por el trabajo del cerebro y las manos, o por ahorro en su modo de vida. ”

El Papa afirmó con firmeza que el catolicismo “sostiene que el derecho de propiedad, que nace de la naturaleza misma, es inviolable y no debe ser tocado. Porque sabe que el robo y el hurto fueron prohibidos de manera tan especial por Dios, el autor y defensor de la justicia, que no permitió que el hombre ni siquiera quisiera lo que pertenecía a otro, y que los ladrones y despojadores no menos que adúlteros e idólatras, están excluidos del Reino de los Cielos “.

Este activismo antisocialista (Jesús no era socialista) continuó a través de la resistencia de la Iglesia contra el bolchevismo y el nazismo, y llevó al catolicismo a desempeñar un papel enorme en el eventual derrocamiento de los regímenes tiránicos en Europa del Este en 1989 y los que siguieron.

El Concilio Vaticano II

La apoteosis del espíritu liberal en el catolicismo se afirmó maravillosamente en los documentos del Concilio Vaticano II. Esto representó la llegada final a los términos con el liberalismo que se había estado gestando durante muchos siglos. Fue aquí donde la Iglesia finalmente afirmó dogmáticamente el derecho a la libertad religiosa como pilar de los derechos humanos.

Dignitatis Humanae (1965) ofrece lo que podría considerarse el mejor estado de liberalismo / libertarianismo ideado en la segunda mitad del siglo XX:

Este Concilio Vaticano declara que la persona humana tiene derecho a la libertad religiosa. Esta libertad significa que todos los hombres deben ser inmunes a la coerción por parte de individuos o de grupos sociales y de cualquier poder humano, de tal manera que nadie sea obligado a actuar de manera contraria a sus propias creencias, ya sea en privado o públicamente, solo o en asociación con otros, dentro de los límites establecidos.

El Concilio declara además que el derecho a la libertad religiosa tiene su fundamento en la misma dignidad de la persona humana, ya que esta dignidad es conocida por la palabra revelada de Dios y por la misma razón. Este derecho de la persona a la libertad religiosa debe ser reconocido en la ley constitucional por la cual la sociedad es gobernada y por lo tanto se convierte en un derecho civil.

De acuerdo con su dignidad como personas -es decir, seres dotados de razón y libre albedrío y, por lo tanto, privilegiados de asumir la responsabilidad personal- todos los hombres son impulsados por la naturaleza y obligados por la obligación moral de buscar la verdad, especialmente la verdad religiosa. También están obligados a adherirse a la verdad, una vez que se sabe, y a ordenar su vida entera de acuerdo con las exigencias de la verdad. Sin embargo, los hombres no pueden cumplir estas obligaciones de una manera acorde con su propia naturaleza a menos que gozan de inmunidad de la coerción externa, así como la libertad psicológica. Por lo tanto, el derecho a la libertad religiosa tiene su fundamento no en la disposición subjetiva de la persona, sino en su propia naturaleza.

Una aplicación coherente de este principio te coloca exactamente donde están los libertarios en cuestiones de política, economía, cultura y relaciones internacionales.

El Vaticano II afirmó además que la búsqueda de una vida mejor a través de la libertad está en el núcleo mismo de la experiencia humana. Esta aspiración requiere ciertas condiciones institucionales, como el derecho a la propiedad privada. El inspirador y hermoso documento Gaudium et Spes (1965), tradicionalmente visto como una obra maestra de exposición que resume el espíritu del Concilio, dice lo siguiente:

La propiedad privada o un cierto dominio sobre los bienes externos aseguran a cada cual una zona absolutamente necesaria para la autonomía personal y familiar y deben ser considerados como ampliación de la libertad humana. Por último, al estimular el ejercicio de la tarea y de la responsabilidad, constituyen una de las condiciones de las libertades civiles.

Las formas de este dominio o propiedad son hoy diversas y se diversifican cada día más. Todas ellas, sin embargo, continúan siendo elemento de seguridad no despreciable aun contando con los fondos sociales, derechos y servicios procurados por la sociedad. Esto debe afirmarse no sólo de las propiedades materiales, sino también de los bienes inmateriales, como es la capacidad profesional.

Por su propia naturaleza, la propiedad privada tiene una cualidad social que se basa en la ley del destino común de los bienes terrenales.

¿Qué hay del bien común?

La búsqueda del bien de todos no requiere la violación de derechos e intereses individuales.
Esta preocupación por el “destino común” de los bienes parece estar en el centro de la preocupación del Papa Francisco. Cree que el libertarismo empuja los derechos e intereses de los individuos contra el bien común. Este es un punto frustrante, porque ha sido el principal proyecto de la tradición liberal (desde la Ilustración Escocesa hasta el presente) argumentar que éstas no son inconsistentes, que no es necesario ponerse en contra de la otra. La búsqueda del bien de todos no requiere la violación de los derechos e intereses individuales, y la afirmación de los derechos e intereses individuales no debe estar en conflicto con el bien de todos.

Considere las palabras del hombre que es ampliamente considerado el genio libertario líder del siglo 20, Ludwig von Mises. En su obra Liberalismo de 1927, argumentó que sólo el liberalismo busca el bien de todos, en oposición a los intereses de un interés especial u otro.

Con la llegada del liberalismo vino la exigencia de la abolición de todos los privilegios especiales. La sociedad de casta y estatus tenía que dar paso a un nuevo orden en el que sólo había ciudadanos con igualdad de derechos. Lo que estaba bajo ataque ya no era sólo los privilegios particulares de las diferentes castas, sino la existencia misma de todos los privilegios. El liberalismo derribó las barreras de rango y estatus y liberó al hombre de las restricciones con que el viejo orden lo había rodeado…

En la actualidad, los partidos políticos son los campeones no sólo de algunos de los órdenes privilegiados de tiempos anteriores que buscan preservar y extender las prerrogativas tradicionales que el liberalismo tuvo que permitirles conservar porque su victoria no era completa, sino también de ciertos grupos que se esfuerzan por conservar privilegios especiales, es decir, por el deseo de alcanzar el estatus de casta. El liberalismo se dirige a todos y propone un programa aceptable para todos por igual. No promete privilegios a nadie. Al exigir la renuncia a la búsqueda de intereses especiales, exige incluso sacrificios, aunque, por supuesto, sólo provisionales, que implican la renuncia de una ventaja relativamente pequeña para lograr una mayor. Pero las partes de intereses especiales se dirigen sólo a una parte de la sociedad. Solo prometen ventajas especiales para esta parte, a expensas del resto de la sociedad ….

Los liberales sostenían que con la eliminación de todas las distinciones artificiales de casta y estatus, la abolición de todos los privilegios y el establecimiento de la igualdad ante la ley, nada más obstaculizaría la cooperación pacífica de todos los miembros de la sociedad, porque entonces sus intereses bien entendidos y de largo plazo coinciden.

(Mi difunto amigo Michael Novak quedó tan impresionado por estos pasajes que escribió un libro entero sobre el tema del liberalismo y el bien común, entendido precisamente de la misma manera que la tradición católica ha celebrado durante tanto tiempo).

El Individuo y la Comunidad

La era digital ha proporcionado oportunidades sin precedentes para que los individuos puedan cultivar sus asociaciones, fuentes de entretenimiento, influencias espirituales y opciones profesionales. Mientras leo la declaración del Papa Francisco, él parece pensar que celebrar tales oportunidades (como he hecho con frecuencia) necesariamente significa desacreditar las normas comunitarias y el bien del todo. Por implicación, parece objetar que las necesidades de la comunidad deben venir antes que los deseos de los individuos.

Pero aquí está el problema. Es un hecho de la vida humana que cada individuo es diferente. Se podría decir que fue diseñado para ser así. El gran descubrimiento del liberalismo fue observar que es posible que los individuos persigan sus intereses de una manera que no rompa los apegos de la comunidad sino que los refuerza. Que esto es cierto es cada vez más evidente en nuestros tiempos. La tecnología lo ha hecho. Las vidas cultivadas han coincidido con una conexión cada vez más comunitaria entre grupos y naciones.

Sin duda, el liberalismo no puede y no promete la salvación de las almas.
Es la gran carga de la tradición liberal explicar siempre que el camino hacia la comunidad atraviesa la búsqueda de intereses individuales en la cooperación voluntaria con otros. Hemos tratado de explicar esto durante cientos de años, pero el mensaje parece requerir siempre una reformulación y explicación.

Ciertamente, el liberalismo no puede y no promete la salvación de las almas; que es el dominio de las grandes religiones. El liberalismo no busca desplazar el papel de la religión en la sociedad. Sólo busca proporcionar las mejores condiciones posibles para el florecimiento de la sociedad humana en un sentido material mediante la construcción de la libertad como marco esencial para el bien de todos.

Como dice Mises, el liberalismo “no promete nada que supere lo que se puede lograr en la sociedad y por medio de la sociedad. Se trata de dar a los hombres sólo una cosa: el desarrollo pacífico e inalterado del bienestar material para todos, con el fin de protegerlos de las causas externas del dolor y el sufrimiento, en la medida en que está dentro del poder de las instituciones sociales para hacerlo. Para disminuir el sufrimiento, para aumentar la felicidad: ese es su objetivo. ”

El objetivo equivocado

En resumen, el libertarianismo busca un mundo más libre, un mundo de derechos universales, la construcción de instituciones que otorguen a la dignidad humana la mejor ventaja posible sobre los intereses poderosos, en su mayoría asociados con los Estados, que buscan violar esos derechos y disminuir esa dignidad. La libertad no puede garantizar una “vida buena”, pero tal vida sería imposible de imaginar o lograr sin libertad. Observar esto no es “engaño” sino una descripción de las maravillosas oportunidades disponibles en nuestros tiempos.

Para ser claro, no estoy diciendo que la tradición católica de la política equivale a libertarianismo en absoluto. Hay demasiadas anomalías y contradicciones para hacer tal afirmación. Lo que estoy diciendo es que la Iglesia ha demostrado ser capaz, a lo largo de su larga historia, de hablar de la libertad y la política con una voz libertaria, y esto es por una razón: la fe cree genuinamente que la verdad liberará al mundo.

Los libertarios no son invasores no deseados, sino más bien campeones del continuo progreso en el mundo que la propia Iglesia Católica apunta a servir y apoyar.

Texto tomado y traducido de este link

Jeffrey Tucker es Director de Contenido de la Fundación para la Educación Económica. También es Jefe de la Libertad y fundador de Liberty.me, Miembro Honorario Distinguido de Mises Brasil, investigador del Instituto Acton, asesor de política del Heartland Institute, fundador de la Conferencia de CryptoCurrency, miembro del comité editorial de la Revista Molinari, asesor del constructor de aplicaciones Blockchain Factom, y autor de cinco libros. Ha escrito 150 introducciones a libros y miles de artículos para la prensa académica y popular.

PanAmPost