Internacional
La ONU alerta de la falta de fondos para ayudar a Nepal
Internacional

Katmandú, 8 may (EFE).- La ONU afirmó hoy que no está recibiendo los fondos que necesita para ayudar a los damnificados por el devastador terremoto que golpeó Nepal el pasado 25 de abril, mientras el Gobierno nepalí se comprometió a reconstruir en dos años los miles de edificios destruidos por el seísmo.

Por: Sanjeev Giri
El principal responsable de la ONU y de la operación humanitaria en Nepal, Jamie McGoldrick, declaró hoy en una rueda de prensa en el país asiático que su organización solo ha recibido 22 de los 415 millones de dólares que pidió para financiar en los próximos tres meses la ayuda más urgente para los afectados.

“Necesitamos urgentemente fondos para continuar el trabajo”, indicó McGoldrick, quien añadió que es “necesario elevar esto dramáticamente”, en relación a la cantidad de fondos que se han recaudado hasta ahora.

“Nuestro principal objetivo ahora es alcanzar las áreas afectadas en zonas remotas, áreas de difícil acceso, lo más rápido posible, antes de que llegue el monzón”, afirmó McGoldrick, quien añadió que es necesario que los afectados tengan “un techo sobre sus cabezas” cuando comiencen las lluvias, que se esperan a partir de junio.

El ministro nepalí de Transportes, Devendra Karki, aseguró que excepto la carretera Araniko que lleva hasta la frontera con China, están abiertas al tráfico el resto de vías de comunicación terrestre en los doce distritos más afectados por el seísmo, según informaron medios locales.

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA) advirtió hoy en un comunicado de que también está “teniendo dificultades para conseguir financiación” para distribuir comida entre los afectados.

“La asistencia alimentaria es una necesidad cada vez más urgente debido a los graves desafíos logísticos que supone llegar a cientos de miles de supervivientes en algunos de los puntos más afectados y en las áreas más remotas de Nepal”, alertó el organismo en la nota.

“La población nepalí es resistente, pero no podemos esperar que familias enteras vivan en las ruinas de sus casas, con escasa comida y sin un techo, cuando se acerca la época de los monzones”, según Richard Ragan, quien coordina la operación del PMA.

Mientras Naciones Unidas lamentaba la lenta recaudación de fondos para ayudar a los afectados por el seísmo, el primer ministro de Nepal, Sushil Koirala, se comprometió a reconstruir los edificios afectados por el terremoto en dos años y los monumentos en cinco.

Los últimos datos del Ejecutivo del país asiático calculan cerca de 290.800 construcciones privadas totalmente destruidas y más de 251.800 parcialmente, tras el seísmo de 7,8 grados de intensidad del pasado 25 de abril.

“Con cooperación y apoyo desde todos los rincones, puedo decir que ningún nepalí en la zona afectada por el terremoto permanecerá sin casa ni escaso de comida”, dijo Koirala durante una reunión en la Asamblea Constituyente, que sirve como Parlamento del país.

El Gobierno ha pedido la donación de 2.000 millones de dólares para la reconstrucción en Nepal, uno de los países más pobres del mundo que obtiene gran parte de sus ingresos gracias a las expediciones al Himalaya y al turismo cultural atraído por la riqueza monumental del Valle de Katmandú.

Este área con siete conjuntos de monumentos y edificios representativos y otra zona destacada como herencia natural por la Unesco, el Parque Nacional de Sagarmantha, que incluye al monte Everest, se han visto gravemente afectados por el seísmo.

Incluso parlamentarios del Congreso Nepalí (NC, en inglés), uno de los partidos que sustentan el Gobierno, han cuestionado la capacidad de este para afrontar la crisis humanitaria.

“No puede dar ni una botella de agua y una tienda de campaña” a los afectados, criticó el parlamentario Mahendra Yadav, según recoge el diario local Kantipur.

“Las tiendas de campaña, que podrían haber traído en un día, no han llegado a las víctimas catorce días después del terremoto”, lamentó otro representante de esta formación, Aang Tawa Sherpa.

De acuerdo con las últimas cifras oficiales, el terremoto ha causado al menos 7.903 muertos y 17.803 heridos.

Este ha sido el terremoto de mayor magnitud en Nepal en 80 años y el peor en la región del Himalaya en una década, desde que en 2005 otro seísmo ocasionara más de 84.000 muertos en Cachemira. EFE