Internacional
La oposición argelina se une para pedir un cambio político
Internacional

Los dirigentes de los principales partidos opositores argelinos y numerosas personalidades políticas se reunieron hoy en Argel para pedir un cambio del régimen político a través de una transición democrática.

Bajo una carpa levantada en los jardines de un hotel situado a las afueras de Argel, los participantes en el foro compartieron durante cuatro horas su rechazo común al sistema político, que consideran “desfasado, corrupto y fraudulento”, y propusieron unas soluciones, en las que no todos coincidieron.

“Hoy es un día histórico, de gran importancia, por la presencia de personalidades y dirigentes políticos que rechazan la situación actual y que quieren una reforma y un cambio”, aseguró el dirigente opositor Abderrazak Mokri durante la inauguración de la conferencia.

Entre las críticas más repetidas por los participantes, destacó el convencimiento de que Argelia atraviesa una profunda crisis política debido a la longevidad del régimen, que no ha cambiado desde la independencia del país, en 1962.

“Nuestro país necesita un cambio generacional. Nuestro país debe entrar en otra etapa”, dijo el dirigente del partido Yil Yedid, Sofian Yilali, miembro de la plataforma encargada de la organización de este evento, la Coordinación Nacional para las Libertades y la Transición Democrática (CNLTD).

Para el exprimer ministro Ali Benflis, por otra parte, “la crisis política (de Argelia) es el producto de la ilegitimidad de las instituciones del Estado, desde su base hasta la cumbre”.

Durante su intervención, Benflis, que mostró algunas diferencias con la CNLTD sobre la manera de abordar los cambios, instó a la “apertura de un proceso político global” e hizo hincapié en que Argelia “está preparada para un cambio democrático”.

“Hace mucho tiempo que Argelia debería haber estado dotada de un Estado de derecho, de instituciones democráticas, así como de un marco que proteja los derechos y la libertades”, subrayó el político antes de declarar que “el régimen no quiere cambiar”.

Con vehemencia y visiblemente satisfechos por la convocatoria, que muchos describieron como la mayor reunión de la oposición desde el fin de la colonización francesa, los participantes fueron desgranando sus particulares visiones de la realidad política.

El también exprimer ministro Moulud Hamruch, que se mostró convencido de que el “Gobierno no acepta ni la discusión ni la crítica”, dijo a varios periodistas al margen del encuentro que para tener éxito la oposición necesita el apoyo del Ejército.

“Necesitamos al Ejército. Solo el Ejército puede reunir a todas las partes y garantizar los medios necesarios para llevar a cabo este trabajo”, dijo Hamruch.

La reunión, que según sus organizadores promete ser la primera de una serie de reuniones para encontrar un marco común, contó también con algunas ausencias notables, como la del Partido de los Trabajadores, de Luisa Hanun.

En respuesta al foro de la oposición, celebrado bajo el lema “Conferencia Nacional por las Libertades y el Cambio Democrático”, el primer ministro argelino, Abdelmalek Selal, declaró que Argelia “no necesita un periodo de transición”.

Para Selal, citado por la agencia estatal, APS, el país está dotado “de instituciones fuertes y no necesita un periodo de transición como reivindican ciertos partidos y personalidades políticas que han rechazado tomar parte en los contactos consagrados a la Constitución”.

Selal se refería a la iniciativa lanzada por el jefe del Estado, Abdelaziz Buteflika, para reformar la Constitución, una promesa que se remonta a abril de 2011 y que Buteflika renovó tras imponerse en las elecciones presidenciales del pasado 17 de abril.

Desde el 2 de junio, el representante personal del presidente y también exprimer ministro, Ahmed Uyahia, mantiene contactos con distintas personalidades políticas y civiles encaminadas a introducir unas enmiendas que muchas fuerzas opositoras consideran insuficientes.

En sus declaraciones de hoy, Selal también replicó a la oposición que “no hay que olvidar que el pueblo argelino eligió a Abdelaziz Buteflika como presidente de la República de una manera democrática que fue refrendada por organizaciones e instituciones internacionales”. EFE