Internacional
La OTAN refuerza apoyo a Ucrania y prepara planes por amenaza del EI al sur
Internacional

Los ministros de Defensa de la OTAN decidieron hoy elevar su apoyo a Ucrania con la creación de un nuevo fondo fiduciario para mejorar su seguridad, mientras la Alianza prepara planes específicos ante la amenaza del grupo terrorista Estado Islámico (EI) al sur de sus fronteras.

Los ministros aliados cerraron hoy con debates sobre su apoyo a Ucrania y Afganistán una reunión de dos días, en la que aprobaron en la primera jornada medidas para ampliar su Fuerza de Respuesta hasta los 30.000 o 40.000 efectivos, desde los 13.000 actuales.

El ministro español de Defensa, Pedro Morenés, informó al término de la reunión de los planes del secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, de presentar en la próxima ministerial de Defensa de octubre “planes operativos para el sur”.

Morenés hizo hincapié en que España ya solicitó estos planes específicos en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN el pasado septiembre en Gales (Reino Unido) y recordó que ha vuelto a recalcar su importancia en las ministeriales de Defensa.

“Nos preocupa porque es una amenaza y tenemos que construir las capacidades suficientes para hacer frente a esa amenaza allí donde esté”, dijo el ministro español.

En su opinión, es necesario para la OTAN “mirar al este, sin duda”, ya que “estamos muy preocupados por la situación de Rusia y las posibles implicaciones en la seguridad de los países de la Alianza”, pero también “mirar al sur” porque allí tienen los aliados “la misma o más preocupación”.

En esta jornada los ministros participaron en una reunión de la Comisión OTAN-Ucrania en la que decidieron crear un nuevo fondo fiduciario, centrado en el desminado y la lucha contra los artefactos explosivos, que se suma a los otros cinco puestos ya en marcha para fortalecer las instituciones de defensa de este país y respaldar sus reformas contra la corrupción.

El titular de Defensa ucraniano, Stepán Poltorak, descartó en cualquier caso que su país vaya a recibir ayuda “letal” por parte de miembros de la OTAN.

Por lo que respecta al anuncio de Washington de que desplegará material militar de apoyo en el este de Europa para reforzar la seguridad de la Alianza, el jefe del Pentágono, Ashton Carter, detalló este plan a los aliados.

En una rueda de prensa, dijo que ese material se dividirá en diez categorías: transporte estratégico, vigilancia, inteligencia aérea y reconocimiento, apoyo al combate, reabastecimiento aéreo, expedición aérea y espacial, activos de apoyo navales, fuego conjunto de precisión, helicópteros de combate, un puesto de mando desplegable y capacidades aéreas y marítimas de operaciones especiales.

El secretario de Defensa de EEUU señaló que ayudarán en tareas de formación y en ejercicios y que “harán que nuestras fuerzas sean más móviles y capaces de responder”.

Recordó además que en los países bálticos, Polonia, Rumanía y Bulgaria, EEUU situará temporalmente tanques, vehículos de combate de infantería, artillería y equipos asociados.

Los ministros también celebraron un encuentro con los países socios que participan en la nueva misión en Afganistán, a la que acudió el titular de Defensa del país, Masoum Stanekzai.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, señaló que los aliados han empezado a “planificar la próxima etapa” de la misión de formación y asesoramiento de las fuerzas de seguridad afganas “Apoyo Decidido”, que desde enero sustituyó a la misión aliada de combate en Afganistán, la ISAF.

La idea es ir retirando efectivos de esa misión a finales de año con la perspectiva de mantener efectivos para asesorar y reforzar las instituciones de defensa y seguridad del país, tal y como decidieron los ministros de Exteriores de la OTAN en mayo en su reunión en Antalya (Turquía).

Los ministros de Defensa también acordaron empezar la planificación de esa presencia liderada por civiles.

Carter, por su parte, confirmó que EEUU tiene la intención de sumarse a esa presencia continuada en Afganistán y apoyarla desde un punto de vista financiero. EFE